Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trabajo controlará a las 1.900 empresas que concentran el 51% de la siniestralidad laboral

El primer plan estratégico diseñado por el Gobierno vasco para reducir "en un 10%" la alta siniestralidad laboral en Euskadi salió ayer adelante sólo con los seis votos de los representantes de la patronal y de la Administración en la reunión del Consejo General de Instituto Vasco de Salud Laboral-Osalan, celebrada en Barakaldo. Los dos representantes de los sindicatos CCOO y de LAB rechazaron el proyecto, mientras que los dos de ELA y el de UGT se abstenían. Los sindicatos vieron fracasar su petición de que la reunión se aplazase para alcanzar un acuerdo. El plan del instituto, dependiente de Trabajo, prevé intensificar el control sobre las 1.900 empresas que concentran el 51% de los siniestros.

El "ambicioso" plan estratégico de Osalan, el primero de sus características, según resaltó el consejero deTrabajo, Sabin Intxaurraga, salió adelante sólo con los seis votos de los representantes de la Administración, de Confebask y de la Confederación de Cooperativas, y sin el apoyo de los cinco representantes sindicales.A propuesta de Comisiones Obreras, los sindicatos pidieron unánimamente, pero sin éxito, un aplazamiento de 15 días para intentar alcanzar el consenso. La central nacionalista ELA expresó que el plan de Osalan "es una mera declaración de buenas intenciones" que no concreta objetivos, plazos, cuantía de las sanciones ni medios humanos para desarrollarlo, según Eusebio Alberdi, su representante en el Consejo.

Jesús Uzkun, responsable de Salud Laboral de CCOO-Euskadi, resaltó que Osalan "ha claudicado" a las exigencias de la patronal para impedir la participación sindical. "Buscan sólo un lavado de imagen y no un compromiso duradero real de todos los implicados", incidió.

Juanjo Rodríguez, responsable de LAB en materia de seguridad, remarcó que el plan es "ineficaz" y que no incluye las "herramientas suficientes" para frenar la alta tasa de accidentes. Javier Bermejo, el representante de UGT, expresó sus dudas de que sirva para reducir la siniestralidad.

Intervención del Superior

"Basta ya de paños calientes, hay que concretar las propuestas", dijo. Este sindicato propuso que la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia vasco intervenga de oficio en las empresas donde haya accidentes graves y mortales.

De forma muy diferente se manifestó el viceconsejero de Trabajo, José Ramón Bengoetxea, quien esgrimió durante la presentación del proyecto que los sindicatos habían intervenido a través de "la figura del delegado de empresa, que tiene una filiación sindical".

El nuevo plan de gestión de Osalan "pivota fundamentalmente" sobre la empresa y la responsabilidad de su cumplimiento recae en los empresarios, principalmente, y sobre los delegados de prevención, después. En el caso del sector de la construcción, el que más accidentes registra, la empresa contratista "se responsabilizará de todas las subcontratas", para impedir que se difumine la responsabilidad en caso de siniestros, explicó Juan Carlos Coto, director general de Osalan.

El ámbito sobre el que el instituto dependiente de Trabajo extremará sus medidas será el de las empresas con un índice de siniestralidad superior al 50% de la media de su sector y con cuatro o más accidentes con baja, excluyendo los que se producen in itinere (de camino al lugar de trabajo). Responden a esta estadística un total de 1.912 compañías (270 en Álava, 602 en Guipúzcoa y 1.040 en Vizcaya), que emplean a 118.502 trabajadores, el 19% de la población ocupada en la comunidad autónoma y que han sufrido en conjunto 23.363 accidentes de trabajo.

Los sindicatos exigieron, sin éxito, conocer el listado de esas empresas. Además de la vigilancia sobre las compañías con mayor índice de siniestralidad, la Dirección de Trabajo del Gobierno vasco hará un seguimiento específico durante el primer trimestre de este año de las 557 "recalcitrantes" que no han comunicado aún a Osalan la modalidad de servicio de prevención de siniestros y seguridad laboral que aplican en sus empresas, anunció Luis María Valle, director de Trabajo. Esa falta, considerada grave, conlleva una sanción máxima de cinco millones de pesetas. El año pasado, fueron sancionadas más de 2.000 empresas por un importe total de 105 millones.

El plan también busca promocionar la formación e información de todos los sectores implicados; aumentar la cultura preventiva en las empresas y crear un sistema de información en salud laboral para orientar la gestión de Osalan. El pasado año se contabilizaron en Euskadi 46.252 accidentes laborales, de ellos 120 mortales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de marzo de 2000

Más información

  • Osalan aprueba su primer plan de gestión sin el apoyo de los representantes sindicales