Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno dice que aún faltan por aplicar puntos de la 'paz fiscal'

La vicelehendakari y consejera de Hacienda, Idoia Zenarruzabeitia, mostró ayer su satisfacción por la decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea de archivar la cuestión prejudicial que planteó el Superior vasco para aclarar si los incentivos fiscales a la inversión vulneraban la libre competencia. Sin embargo, Zenarruzabeitia recordó también que aún faltan por materializar "muchos" de los puntos contenidos en el acuerdo de la paz fiscal para "limpiar" definitivamente la aplicación del Concierto Económico de cualquier inseguridad jurídica.Esa paz fue el acuerdo firmado por el Estado y el Gobierno vasco el pasado 18 de enero para sacar de tlosa tribunales todas las cuestiones referidas al Concierto. La cuestión prejudicial (consulta) fue planteada al Tribunal de Luxemburgo por el Superior vasco en 1997 después de que el Estado recurriese las normas de incentivos fiscales de las tres diputaciones de 1993.

El pacto que terminó con la guerra fiscal se marcó, entre otros objetivos, el de alejar al Concierto de los tribunales. Con la decisión del de Luxemburgo este propósito queda cubierto. "Se ha cerrado uno de los mayores frentes de riesgo para nuestro Concierto", admitió aliviada la vicelehendakari.

A renglón seguido, Zenarruzabeitia señaló que "todavía quedan por ejecutar muchos puntos del acuerdo sobre la paz fiscal que se pueden considerar de dinámica más ordinaria", como las derogaciones, modificaciones de normas y retirada de recursos. Según la vicelehendakari, "la presentación sucesiva de recursos ante los tribunales" había provocado una sensación de inseguridad jurídica a la hora de aplicar las previsiones del Concierto. Entre la gestión más "ordinaria" de otros puntos del acuerdo, destacó los expedientes abiertos por la Dirección General de la Competencia de la UE, que analizaba la compatibilidad o no de algunas normas vascas con la fiscalidad comunitaria.

UGT pide más consenso

El sindicato UGT reclamó ayer un consenso interinstitucional para que el Concierto no sea utilizado de forma "autárquica". Según el secretario general de UGT-Euskadi, Carlos Trevilla, la utilización del Concierto mediante ventajas fiscales a las empresas no es "permisible legalmente ni útil socialmente", como lo ha demostrado el caso Daewoo, "una multinacional que ha querido valerse de vantejas fiscales mientras pretendía implantar el sistema coreano de trabajadores sin derechos y con bajos salarios".

Trevilla pidió que el Concierto no sea "sinónimo" de soberanismo fiscal porque "las instrumentalizaciones nacionalistas, con lecturas soberanistas, sólo han creado inseguridades y conflictividades institucionales. El Concierto supone una autonomía normativa, pero no puede servir para poner en marcha medidas que lesionen la presión fiscal global equivalente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de marzo de 2000