Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Aclaración

En un artículo sobre política sanitaria publicado en EL PAÍS el pasado domingo 20 de febrero, se incluyeron unas declaraciones efectuadas por un miembro del Centro de Investigación en Madrid del Observatorio Europeo de Sistemas Sanitarios de cuyo contenido podría llegar a interpretarse que dicho observatorio estaba tomando partido en el debate político sobre la reciente decisión del Gobierno español de ofrecer la posibilidad de que los hospitales públicos adopten el marco jurídico propio de las fundaciones públicas sanitarias en el futuro.Con el objeto de aclarar cualquier posible confusión al respecto, es importante dejar explícito que el Observatorio Europeo no entra en este tipo de debates. El observatorio es una iniciativa conjunta de investigación de la Organización Mundial de la Salud, el Banco Mundial, el Banco Europeo de Inversiones, el Gobierno de España, el Gobierno de Noruega, la London School of Hygiene& Tropical Medicine y la London School of Economics and Political Science.

Su función es analizar la experiencia o "evidencia" teórica y práctica disponible sobre la efectividad de los sistemas sanitarios europeos, con el objetivo de ayudar a los políticos y gestores sanitarios a conocer las posibles ventajas y desventajas de las distintas alternativas de reforma según las experiencias disponibles en cada situación. El papel del Observatorio Europeo se limita, pues, a proporcionar la evidencia necesaria para que los políticos puedan fundamentar las decisiones que consideren más adecuadas, y de ningún modo consiste en promover posibles líneas de reforma en cada contexto.

Para terminar, y en cualquier caso, merece la pena mencionar que la evidencia internacional disponible sobre países como el Reino Unido, Suecia, Italia, Finlandia y Nueva Zelanda sugiere que la concesión de autonomía de gestión a los hospitales de titularidad y regulación pública puede ser un mecanismo efectivo para aumentar la eficiencia económica en el sector sanitario sin perjudicar la equidad y solidaridad social. Sin embargo, tanto la pertinencia de adoptar o no esta medida en España como los detalles de su regulación son decisiones que corresponden a los representantes legítimos de los ciudadanos de este país, y no al Observatorio Europeo de Sistemas Sanitarios.- s. Director del Observatorio Europeo de Sistemas Sanitarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de febrero de 2000