Los Mossos persiguen a payeses de Cervera para evitar que desluzcan la inauguración de la variante

Varias decenas de agentes de los Mossos d'Esquadra equipados con material antidisturbios persiguieron ayer por los campos sembrados a un reducido grupo de payeses afectados por la construcción de la variante de Cervera (Segarra) para impedir que éstos deslucieran el acto de inauguración de la vía, que estuvo presidido por el director general de Carreteras del Ministerio de Fomento, Juan Francisco Lazcano, quien a última hora sustituyó al ministro Rafael Arias Salgado. Los manifestantes querían protestar por el retraso en el cobro de las expropiaciones.

Los asistentes al estreno de la variante se sorprendieron ante el espectacular contingente policial desplegado en la zona en previsión de posibles incidentes, así como por los estrictos controles que tuvieron que superar para acceder al área de descanso en la que se desarrolló el acto oficial. Mientras las autoridades realizaban un recorrido por la variante en autocar, en una colina próxima se libraba una batalla desigual entre unos 50 mossos y cinco militantes del sindicato Unió de Pagesos (UP), algunos afectados por las expropiaciones, que pretendían desplegar sus pancartas. Éstos fueron neutralizados un kilómetro antes y permanecieron alejados de la comitiva.Durante casi dos horas, el cordón policial mantuvo un aguerrido pulso con los manifestantes, que en algunos momentos derivó en enfrentamientos físicos. En el lugar se vivieron escenas surrealistas, con decenas de mossos persiguiendo y acorralando a los payeses en sus propias fincas. Éstos se quejaron de que la variante se haya inaugurado con dos meses de adelanto sobre la fecha prevista, cuando ellos sólo han cobrado el 30% del dinero pactado por la ocupación de los terrenos y Fomento aún les adeuda 180 millones de pesetas.

A pesar de la actuación de la policía autonómica, los afectados por las expropiaciones consiguieron su objetivo de llamar la atención y deslucir el acto inaugural. Cuando se hubieron retirado los agentes, los manifestantes cortaron sin ningún problema la variante durante media hora, con lo que provocaron un considerable colapso circulatorio en la nueva vía. Joan Antoni Boldú, portavoz de UP, lamentó los incidentes y acusó a los Mossos de vulnerar el derecho de manifestación. Boldú señaló que la única manera de evitar este tipo de situaciones será no permitir que las máquinas ocupen las fincas expropiadas hasta que se hayan percibido la totas las indemnizaciones.

Lazcano admitió que el enlace provisional con la N-II, a través de una carretera local de un solo carril en cada sentido y con una fuerte pendiente, no reúne las condiciones de seguridad exigibles. Para solventar el problema, Lazcano anunció que Fomento apremiará a la empresa constructora para que en 10 meses ejecute los primeros dos kilómetros del tramo.

La variante inaugurada, de 6,8 kilómetros, forma parte del proyecto de autovía Lleida-Igualada y descongestionará el intenso tráfico que actualmente atraviesa el casco urbano de Cervera.

Esta ronda es la primera que pone en servicio el Gobierno financiada con el método alemán o de pago aplazado. Lazcano, que disculpó la ausencia del ministro Arias-Salgado, explicó que Fomento ha invertido en Cataluña, en esta legislatura, más de 200.000 millones de pesetas en la construcción de nuevas carreteras.

Herminia Sirvent

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS