Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia de Girona critica la actuación oficial en la lucha contra el tráfico de inmigrantes

Fernando Lacaba, presidente de la sección penal de la Audiencia de Girona y magistrado ponente de la primera sentencia que condenó a un traficante de inmigrantes, aseguró ayer que es necesario un cambio de actitudes por parte de jueces, Mossos d'Esquadra y agentes del Cuerpo Nacional de Policía para conseguir desmontar las tramas y poder erradicar las redes de tráfico ilegal de inmigrantes.

En sus manifestaciones, el magistrado Lacaba aludió a la reciente detención de un camión que transportaba a diez magrebíes en la frontera hispano-francesa y aseguró que si policías y jueces continúan aplicando la nueva Ley de Extranjería "tan al pie de la letra", el tráfico ilegal de mano de obra no podrá condenarse cuando llegue ante un tribunal.Fernando Lacaba reclamó un cambio de mentalidad de todos los estamentos que tienen el deber de perseguir a las mafias que trafican con inmigrantes sin papeles. "Los jueces instructores y la policía encargada de investigar estos delitos deben entender que los viajeros clandestinos de un camión no son simplemente inmigrantes a los que hay que aplicar la Ley de Extranjería, sino que son también los únicos testigos de un delito de tráfico ilícito de mano de obra. Y como tales testigos, se les debe tomar declaración", declaró ayer el magistrado a Ràdio Girona-Cadena Ser.

El juez de la Audiencia de Girona criticó que los diez inmigrantes sin papeles que fueron descubiertos el pasado día 11 en el interior de un remolque cuando se disponían a cruzar la frontera por el paso de La Jonquera fueran puestos en libertad inmediatamente, con la aplicación de la nueva Ley de Extranjería. "No ganaremos nada si el juez instructor de turno o la policía no toma declaración a todas estas personas para que puedan concretar de dónde venían, hacia dónde iban, cuánto dinero habían pagado por el viaje, quién les había recogido, dónde subieron al camión, con quién hicieron los tratos, etcétera", razonó Lacaba. En su opinión, dejando inmediatamente en libertad a los inmigrantes se pierden las pruebas que luego, en un juicio, serían decisivas para condenar a los verdaderos responsables de las redes de tráfico ilegal de personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de febrero de 2000

Más información

  • Fernando Lacaba pide un cambio de actitud