Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS DE GOBIERNO

Pimentel dimite por el 'caso Aycart' El ministro anuncia su "decisión irrevocable" a la prensa antes de comunicársela al presidente

Manuel Pimentel, el ministro más joven del Gobierno Aznar, dio ayer un ejemplo de honestidad política y un revés al PP y a su presidente, José María Aznar. Presentó su dimisión para asumir así su "responsabilidad política" por las irregularidades cometidas por uno de sus más estrechos colaboradores, Juan Aycart, que lleva en el ministerio desde 1978 y a quien Pimentel consideraba "más que un colaborador, un amigo". El ministro comunicó antes a la prensa que al presidente su "dimisión irrevocable" para que "asumir las responsabilidades políticas sea algo más que palabras". Aznar recibió la renuncia por carta. Pimentel no fue a La Moncloa, no se presenta a las elecciones y vuelve a su casa de Córdoba.

Manuel Pimentel, ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, presentó ayer -a sólo 22 días de las elecciones generales y cuando se cumplían 13 meses desde que fue nombrado- su "dimisión irrevocable" al presidente del Gobierno, José María Aznar, por su "responsabilidad política" en el caso Aycart. La esposa de uno de sus colaboradores más estrechos en el ministerio, Juan Aycart, participa al 50% en la empresa Centro Politécnico a Distancia y Editorial (CPD), una sociedad que ha obtenido 2.000 millones de pesetas en subvenciones del Inem.El ministro informó de su decisión a los medios de comunicación a las 19.11, envió una carta de dimisión al presidente del Gobierno, que llegó a La Moncloa a las 19.35, y telefoneó (a las 19.45) a los líderes de Comisiones Obreras y UGT. A Cándido Méndez y Antonio Gutiérrez les dijo que no podía pasar toda la campaña diciendo que asumía sus responsabilidades políticas sin hacerlo.

Pimentel, a última hora de la noche, no había ido a La Moncloa para transmitir personalmente su renuncia al presidente. Sin mediar entrevista alguna, el Ejecutivo anunció que el sustituto será Juan Carlos Aparicio. Pimentel argumentó ayer que no consultó antes con Aznar porque "las decisiones importantes se toman personalmente".

El ministro subrayó que presenta su dimisión "única y exclusivamente" por su "responsabilidad política" en el caso Aycart. "No voy a hablar de traición", dijo el ministro dimisionario, pero "no puede ser que el director de gabinete del secretario de Empleo tenga una empresa de formación" y obtenga cuantiosas subvenciones del Inem.

La noticia llegó a las redacciones de los periódicos a las 6.02 de la tarde. La agencia Europa Press anunciaba que Pimentel iba a presentar durante la tarde su dimisión al presidente Aznar. El ministerio convocó a los medios a las siete. Once minutos después, vestido con un impecable traje azul marino, corbata y camisa azul claro, un Pimentel tranquilo se sentó ante la prensa. Dijo que esperaría unos minutos a que llegaran los periodistas rezagados, pidió disculpas por interrumpir el descanso del fin de semana y bromeó diciendo que los ministros de Trabajo siempre dan trabajo. Acto seguido, pasó a relatar cómo esta misma semana supo que uno de sus colaboradores más cercanos le había engañado.

"Juan Aycart era más que un colaborador; era un amigo que no me había trasladado siquiera la existencia de esa empresa", dijo. Y aunque no ve "indicios ni de ilegalidad ni de desvío de fondos", Pimentel cree que los políticos deben "asumir su responsabilidad por acción y por omisión". "Por ello, porque uno debe ser responsable de lo que hacen sus colaboradores, voy a presentar mi dimisión como ministro de Trabajo y Asuntos Sociales". En todo caso, aseguró que la investigación interna por él abierta para ver el alcance de la irregularidad seguirá su curso "hasta sus últimas consecuencias".

Pimentel concluyó agradeciendo al presidente del Gobierno y a su antecesor, Javier Arenas, la confianza que en él depositaron. También dio las gracias a los funcionarios del ministerio y a los periodistas por la colaboración prestada.

Después respondió a una batería de preguntas con tres ejes clave: ¿Ha dimitido sólo por Aycart, no por El Ejido ni por la ley de Extranjería?; ¿no habló antes con Aznar, y por qué?, y ¿qué impacto tendrá su dimisión en la campaña electoral del PP?

Dijo, repitió y reiteró que se va sólo porque es políticamente responsable de la irregular actuación del hasta el viernes director general de Migraciones, y por nada más. Aunque como trasfondo queda su progresivo alejamiento del sector duro del partido en la tramitación de la ley de Extranjería y por los sucesos de El Ejido, donde fue sustituido en el equipo formado para solucionar el conflicto por el ministro Ángel Acebes.

Con Aznar, respondió, aún no había tenido oportunidad de hablar porque tomó la decisión ayer mismo. "Anoche tuve un viaje largo y tuve tiempo de reflexionar".

Y, por último, aseguró que al PP, en plena campaña, su renuncia sólo puede beneficiarle. "Coste electoral no va a tener ninguno porque siempre se ha dicho que una persona pública tiene una responsabilidad y tiene que asumirla". Y remachó: "Si tiene impacto electoral será para darle más votos al partido que tiene un ministro que dimite porque asume su responsabilidad política".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de febrero de 2000