Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dimite el presidente de la Cruz Roja en Fuerteventura por su desacuerdo en el trato a inmigrantes

El presidente de la Cruz Roja de Fuerteventura, Juan Manuel de León, dimitió ayer como responsable de la organización por "diferencias de corte político" con sus superiores sobre el problema de la inmigración. De León, en el cargo desde hace dos años, explicó que había recibido "llamadas de atención" desde que hace nueve días aparecieran en EL PAÍS unas declaraciones suyas sobre la falta de medios públicos para aplicar la nueva Ley de Extranjería. Una carestía que, en su opinión, se debe a un boicot del Ministerio del Interior. "En Fuerteventura ni siquiera hemos recibido los impresos que deben rellenar los inmigrantes" para su regularización, había dicho De León, que concluyó que "así le será más fácil al PP derogar [la Ley de Extranjería], si gana las elecciones".Cruz Roja "me ha pedido que sea totalmente imparcial", afirmó ayer el ex presidente de la ONG en la isla. "Pero yo no puedo dejar de ser partidista". Fuentes de la Asamblea autonómica de la organización recalcaron ayer que la organización debe "prestar servicios en el marco del sistema y no participar en la actividad política".

De León apunta que hay vínculos entre Cruz Roja, cuya dirección provincial aceptó ayer la dimisión, y el Gobierno. "Una ONG no puede minimizar las cosas. Detrás de un problema social siempre hay un problema político. ¿Por qué no podemos criticar cuando nos parezca conveniente? ¿Qué somos, no gubernamental o gubernamental?", ironizó ayer este profesor de Historia en excedencia, de 42 años, que no cobraba sueldo por su actividad en Cruz Roja, y que vive de los ingresos que le reportan unos locales que recibió en herencia, informa Marta Cantero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de febrero de 2000