Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Agricultores de Pego desafían de nuevo la protección del marjal

La estampa se ha vuelto a repetir. Como en los últimos años por estas fechas, un grupo de tractores trabaja a sus anchas en las tierras del marjal de Pego-Oliva, roturando el terreno y preparándolo para el cultivo de otra cosecha de arroz. Las máquinas han invadido todo el parque y cuentan con el respaldo de la Comunidad de Regantes de Pego y la financiación del Ayuntamiento que dirige el independiente Carlos Pascual. De nada han servido las directrices que marca el Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) y que sólo permiten el cultivo de este cereal en 330 de las 1.273 hectáreas del humedal.El PORN sigue siendo papel mojado. De nada han servido tampoco la orden del Juzgado de Dénia que prohíbe cualquier transformación del marjal, ni el precinto de las bombas de riego que desecaban el parque natural. Según fuentes consultadas por este diario los motores continúan parados, pero nuevas tuberías y canalizaciones sustituyen a la estación de bombeo y hacen descender el agua en la zona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de febrero de 2000