Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Anulado un gol válido a Songo'o El portero del Deportivo cabeceó un córner y le sancionaron por una falta que no cometió

Fue el primer gol de su vida, pero no valió. El Deportivo estaba a un paso de caer, como caen todos, en Los Pajaritos. Más de 48 minutos se habían disputado de la segunda parte del Numancia-Deportivo cuando el líder se encontró con la última oportunidad de alcanzar el empate. Señaló córner a favor del Deportivo el árbitro del encuentro, Pérez Lasa, y hacia la esquina se dirigió Djalminha. Songo'o, que esperaba expectante en su área, decidió por su cuenta y riesgo irse arriba, a intentar cazar el centro de su compañero. Corrió el camerunés y enseguida se colocó al lado de Urroz, guardameta del Numancia, que gritó un par de veces al árbitro para que estuviera preparado, por aquello de que el área pequeña es sagrada para el portero que la defiende.Y a fe que fue sagrada. Voló el balón y no hubo mejor delantero que Songo'o, que lo remató de cabeza con habilidad. Fue gol. Pero antes de que llegara la pelota a la red, Pérez Lasa hizo sonar su silbato. Consideró que allí se había producido una falta al portero soriano. Songo'o suspendió la celebración que había iniciado y protestó sin disimulo, igual que sus compañeros. Pero nada cambió la decisión de Pérez Lasa.

Sin embargo, las imágenes de televisión ponen bajo sospecha la medida adoptada por el árbitro. Cuando el balón llega, Songo'o salta limpiamente, e incluso abre los brazos para impulsarse en el salto. Urroz no puede despejar porque choca con su compañero Nagore, que se encarga del marcaje del meta deportivista, con agarrón incluido. "Yo noto que me dan en la rodilla y por eso me desequlibro, pero no sé cómo ha ocurrido", declaró Urroz al finalizar el partido.

Bastante más claro lo vio el sorprendente, y novedoso, goleador, quien afirmó que era a él a quien estaban agarrando: "No sé qué pasa a mi lado en esa jugada" explicó Songo'o, "pero sí que a mí intentaban impedirme rematar. Yo cabeceo con limpieza y no entiendo por qué ha anulado el gol. Era el primero que marcaba, incluso no recuerdo haber subido a cabecear en otras ocasiones. No hizo falta que nadie me lo dijera, sencillamente tomé la decisión porque el partido se escapaba".

Y se escapó. Pocas horas antes, la selección de Camérún había ganado la Copa de África, tras derrotar a Nigeria por penaltis. Pudo ser el de ayer un día inolvidable para Songo´o, pero una decisión arbitral discutbile se lo impidió. "Ya he ganado dos veces la Copa de África y sé lo que significa. Y estaría feliz si el Deportivo hubiera conseguido el empate en una jugada que debió haber acabado en gol". La última vez que se produjo un gol de cabeza por parte de un portero en la Liga española ocurrió en Segunda división, en la temporada 93-94. En un Leganés-Castellón, Mario, portero local, se sacó de la manga un magnífico testarazo al que ningún árbitro puso pega alguna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de febrero de 2000