Tribuna:ELECCIONES ANDALUZASTribuna
i

Diálogo e identidad

Sin complejos ni cartas ocultas. Hemos logrado PSOE e IU, a escala estatal, un acuerdo de investidura y de gobierno con el objetivo de desplazar a la derecha y empezar a aplicar un giro programático de izquierdas. Para proponerlo hemos partido de una presión popular más o menos explícita pero sin duda detectable y para firmarlo y defenderlo lo hemos puesto a lomos de una ola creciente de entusiasmo que puede desembocar el 12 de marzo en un triunfo electoral.IU se compromete a defender lealmente este acuerdo, cristalizado en la dialéctica, la capacidad de diálogo y la necesidad de hacer política en tiempo real. Pero que nadie se confunda, ya que a nadie hemos ocultado nuestros propósitos: IU no ha pactado su identidad.

Consecuentemente, la campaña que IU va a realizar tiene estas dos vertientes. De una parte, la defensa del acuerdo. De otros lado, la defensa del programa de IU. Es decir, la explicación de las propuestas que IU, como fuerza transformadora y alternativa, quiere discutir con la sociedad, proponiéndole a ésta la creación de un bloque social crítico y alternativo nucleado en torno a la alianza rojo-verde-violeta.

La gran novedad introducida por Almunia en el discurso del PSOE es la aceptación, y no como un mal menor, de la dialéctica de la pluralidad. La sociedad sólo puede superar su fragmentación y sentirse política y socialmente representada desde el respeto a la diversidad. Pluralidad ideológica y programática que para nada excluye, y los hechos se han encargado de demostrarlo, la unidad de acción de la izquierda, incluso en forma de programa de gobierno.

Esta estrategia y su proyección concreta no ha sido posible en Andalucía. Manuel Chaves ha decidido hacer política desde las encuestas y desde un concepto no dinámico de la estabilidad política. Según todos los indicios, espera al 12 de marzo para ver si obtiene mayoría absoluta o si los votos de PSOE y PA son suficientes para seguir gobernando. Y desde luego no es lo mismo coordinar un programa con el PA que con IU. Hay que recordar que el PA ha repetido que su estrategia es flotante y, según los resultados, puede gobernar con el PSOE o con el PP.

Pero profundizando más: Chaves tiene que elegir entre gestionar el estancamiento de Andalucía, como hasta ahora, o acordar una estrategia fresca y audaz para salir del estancamiento. Éste es el dilema real. Efectivamente, no se trata en Andalucía de desplazar al PP del poder, pero sí se trata de desplazar el estancamiento y la resignación.

Ni se trata de desplazar al PP del poder, pero sí de hacer, en el marco de una dinámica federal, que Andalucía juegue un papel diferente en el seno del Estado, sin políticas virtuales ni oposiciones justificativas.

Y se trata también de inaugurar un nuevo espacio político y una nueva cultura de la pluralidad que tenga su asiento en el esfuerzo de la concreción programática.

Andalucía merece salir del balneario y del oxígeno gastado de la estabilidad mal entendida. Vale la pena intentar una nueva fase, basada en la ilusión y la creatividad. Basada en una política aplicable pero de izquierdas. No se puede seguir confundiendo estabilidad con resignación y estancamiento. Y así lo vamos a explicar. Y se lo diremos también a Chaves, con tanta serenidad como insistencia.

Felipe Alcaraz Masats es candidato por Sevilla al Congreso de los Diputados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 10 de febrero de 2000.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50