Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los viajes subvencionados para mayores vizcaínos elevan sus plazas hasta las 6.000

La oferta de viajes para mayores de edad, subvencionados por la Diputación vizcaína, se incrementan este año hasta 6.000 plazas, mil más que durante 1999. El programa Adineko, que anualmente lanza la institución foral para que los jubilados tengan otras posibilidades de ocio, incluye esta vez nuevos destinos: a los tradicionales de Benidorm, Canarias, Mallorca o París se unen circuitos por los Países Bajos, Lisboa y el País Vasco, además de destinos concretos a Gandía y a la costa de Almería.El aumento de plazas se ha traducido también en un aumento del presupuesto para Adineko, que contará con 150 millones de pesetas de dotación, 50 más que el pasado año. Este programa, que cumple su cuarto año de funcionamiento, supone una subvención de hasta un 85% del precio total de viaje para los mayores de 60 años con ingresos anuales inferiores a 567.500 pesetas.

La ayuda decrece según aumentan los ingresos hasta llegar al 15% de subvención a quienes tienen entre 1,5 y 1,9 millones, mientras que los que superan esta cantidad no reciben ninguna cantidad económica de la Diputación. De esta forma, un viaje a Canarias durante diez días puede costar a los que gozan de mayor subvención un total de 10.125 pesetas, mientras que sin ayuda se eleva a 67.500.

Las solicitudes se deben realizar entre el 9 y el 26 de febrero en cualquiera de las cerca de 60 oficinas de cinco agencias de viajes que colaboran en el programa o en la propia Diputación.

El diputado foral de Acción Social, Ricardo Ansotegi, anunció que los 90.000 poseedores de la tarjeta Adineko en Vizcaya recibirán información sobre los viajes organizados, que se desarrollarán en tres turnos: primavera, otoño y, en el caso de París, los meses de julio y agosto.

El pasado año, se presentaron casi 21.000 solicitudes para las 5.000 plazas que se ofertaron. Ricardo Ansotegi se mostró convencido de que la demanda subirá para este año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de febrero de 2000