Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lang reflexiona en Espai 13 sobre la saturación informativa

Prosigue el ciclo Un oasis en un desierto azul en el Espai 13 de la Fundación Miró, dedicado al cruce de influencias culturales desde la perspectiva de un grupo de creadores puertorriqueños. Ignacio Lang (1974), el artista que ahora presenta su trabajo, es un claro ejemplo de la imparable penetración de otras culturas en Puerto Rico, país que asimila la marcada influencia de Estados Unidos y a la vez intenta preservar su identidad caribeña. Lang, que presenta la exposición Buscando una señal, compuesta por tres piezas, ha residido durante varios años en California, pero ha regresado a la isla.Con Pescando señales, Lang presenta un conjunto de fotografías en las que aparece el artista sujetando una clásica antena exterior para televisor. La presencia del sujeto va recorriendo desde solitarios espacios frente al mar hasta las terrazas de elevados edificios de grandes urbes. "Uno de los aspectos de esta obra es la referencia ecológica de la densidad de información que recibimos. Pero también es a la vez, en medio de tanta saturación informativa, una manera de expresar la sensación de vacío que produce el alud de mensajes", explica el artista.

En el montaje Azul, Lang reproduce, con arena de playa y un par de imágenes pictóricas, dos miradas hacia el mar. "La perspectiva que nos abre hacia afuera, pero también la sensación que a veces produce el mar, que es la de cerrazón", dice Lang. En esta pieza, el espectador tiene que entrar en un habitáculo situado en el centro de la sala.

Efecto Coriolis

En una tercera pieza, titulada Coriolis Forc, Lang realiza una conjunción de elementos para extraer simbolismos relacionados con su país de origen. El artista parte del efecto Coriolis, estudiado por este matemático francés del siglo XIX, que analizó el movimiento de los objetos con relación a la rotación de la Tierra. Lang sugiere con un plato de tocadiscos la inversión de los vientos que se produce en su zona de origen. El sonido musical evoca estos cambios de movimiento de los aires en el Caribe, una ajustada metáfora que propone Lang para hablar de su país.

El ciclo de exposiciones Un oasis en un desierto azul, cuya comisaria es Myrchy Marchuach, ha querido poner el acento en las diferentes miradas que existen de una misma realidad y en cómo éstas se entrecruzan en un mundo cada vez más poroso. De qué manera se pueden asumir las nuevas influencias sin perder la identidad propia es uno de los temas recurrentes en el ciclo. Esta idea de fondo tiene como pretexto la situación del país de origen de la comisaria y de los artistas participantes. La primera de las exposiciones llevó por título Tu-tran e incluyó un singular observatorio construido por Charles Jusaz Alvarado. El ciclo prosigió con Adam de la Croix, con Cambio de domicilio, y tendrá continuidad con los trabajos de Chemi Rosado Seijo y Dhara Rivera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de febrero de 2000