Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía liberó a 300 inmigrantes en vísperas de la Ley de Extranjería

Los centros de internamiento de extranjeros han quedado casi vacíos

La nueva Ley de Extranjería ha dejado en libertad a centenares de inmigrantes que se encontraban retenidos en los centros de internamiento de extranjeros (CIE) por hallarse indocumentados, haber cometido presuntamente delitos menores -con peticiones de condena de menos de seis años- o tener rechazada la petición de asilo. Estos inmigrantes -unos 300, según fuentes de Interior; muchos más, hasta 600, según abogados de las ONG- permanecían recluidos en los seis centros de este tipo ubicados en Madrid, Málaga, Barcelona, Las Palmas, Murcia y Valencia, en espera de ser expulsados, ingresar en la cárcel u obtener la libertad provisional. Desde el pasado martes, día de la entrada en vigor de la ley, apenas quedan 40. En Valencia, Málaga y Murcia, sólo uno. La Ley de Extranjería anula la mayor parte de los motivos por los que esos inmigrantes podían permanecer hasta 40 días en los CIE, especialmente la entrada o estancia ilegal en España, trabajar sin permiso o la comisión de pequeños delitos. Los centros de internamiento fueron repetidamente criticados por las organizaciones humanitarias debido a que sus instalaciones son deficientes y la poca transparencia sobre lo que sucedía dentro. "A nosotros nos gustará más o menos lo que ha pasado, pero somos funcionarios. Nuestra obligación es cumplir con la ley. No hay motivo de alarma; sólo nos hemos adelantado para aplicarla con rapidez", dice José García Santalla, jefe de Extranjería de la Comisaría General.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de febrero de 2000