Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres artistas preparan en Bilbaoarte dos murales para el aeropuerto de Palma Las obras decorarán las nuevas instalaciones

Dos de los murales que decorarán un pasillo de un kilómetro y medio de longitud en las nuevas instalaciones del aeropuerto de Son Sant Joan, en Palma de Mallorca, se encuentran en fase de elaboración en un estudio de Bilbaoarte. Son obras de los artistas bilbaínos Jorge Rubio, Fermín Moreno y José Ramón Bañales Bada, seleccionadas por AENA mediante un concurso restringido.

Jorge Rubio, de 27 años, y Fermín Moreno, de 29, trabajan sin descanso en uno de los talleres más amplios del centro Bilbaoarte sobre gigantescos bastidores que sostienen los murales con destino al aeropuerto de Palma de Mallorca. Otros compromisos laborales mantienen alejado del estudio al tercer componente del equipo, Bañales, de 33 años. Los tres son licenciados en Bellas Artes en la Universidad del País Vasco y responden ya al segundo proyecto de murales por encargo, después de realizar contrarreloj el que decora una bolera en Leioa. Sobre las telas, de ocho metros de largo por 2,8 de alto, se ve ya la estética colorista de los murales, que decorarán las nuevas instalaciones de un aeropuerto por el que en los días más álgidos del verano llegan a pasar 115.000 pasajeros en un solo día. Una de las cláusulas del concurso obligaba a crear murales de "colores alegres y temas positivos" y los artistas se decidieron por inspirar las dos obras en escenas de playa. "Buscábamos, sobre todo, el aspecto lúdico", explican.

AENA, el organismo público que gestiona los aeropuertos españoles, convocó el pasado año un concurso público, restringido a los proyectos que se presentaran a través de los cinco centros artísticos. De la decena que remitió Bilbaoarte, sólo el equipo de Rubio, Moreno y Bañales consiguió que sus dos propuestas superaran la criba.

Sus obras formarán parte de una hilera de 13 murales de gran formato, procedentes de artistas vinculados a El hangar, de Barcelona, Arteleku, de San Sebastián, y las facultades de Bellas Artes de A Coruña y Valencia, que serán instalados a los largo de un pasillo de acceso a nuevas salas de embarque.

Los autores están convencidos de que sus obras destacarán en la colección. "La mayoría de los trabajos seleccionados están planteados como imágenes digitales", explican. "Los espectadores podrán distinguir una autoría diferentes porque en nuestros murales hemos elegido la pintura, lo que nos resulta afín".

Los artistas creen que no sólo jugaron a su favor los valores estéticos de sus murales. "A veces en este tipo de concursos se peca de ingenuidad. Nosotros, en cambio, hicimos una presentación fría y correcta, planteada como un proyecto global".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de febrero de 2000