Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder socialista se compromete a anular la lotería instantánea si gana

El polideportivo de la ONCE de Madrid se vino abajo de aplausos cuando el candidato socialista a la presidencia del Gobierno, Joaquín Almunia, se comprometió a "perseguir el juego ilícito y a anular las nuevas formas de lotería instantánea que se han autorizado". Almunia pareció plenamente consciente de la enorme preocupación que reina en la organización de ciegos, así como en el Comité Español de Representantes de Minusválidos (CERMI) por la llamada lotería del "rasca rasca", autorizada tras un decreto de mayo de 1999, que supone para la venta del cupón de ciegos habitual una competencia que pone en peligro "la supervivencia" de la ONCE, tal y como expresó el presidente de CERMI, Alberto Arbide, con el asentimiento del presidente de la organización de ciegos, José María Arroyo.Ante unas 3.000 personas, en el mismo foro en el que hace unos días estuvo el presidente del Gobierno, José María Aznar, aunque éste no aludió al problema de la lotería instantánea, Almunia desgranó su programa contra la "exclusión social" y en concreto su oferta para personas con discapacidades. Planes de formación profesional, cumplimiento de la cuota de reserva de puestos de trabajo para discapacitados, ayuda domiciliaria para los más necesitados, son algunas de las medidas que propuso Almunia, que se comprometió a ayudar "siempre" a la ONCE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de febrero de 2000