Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

RELEVO EN EL DEPARTAMENTO DE PRESIDENCIA.

El hasta ahora consejero de Presidencia, Xavier Trias, cesó ayer de su cargo para dedicarse plenamente a la campaña electoral de las generales. El próximo lunes será sustituido por Joaquim Triadú (en la foto junto a Trias), que desde 1996 estaba al frente de la Secretaría General de Presidencia.

La oposición acusa a CiU de moderar su nacionalismo en campaña electoral

La oposición política catalana cree que Convergència i Unió (CiU), en vísperas de la campaña electoral de las generales, ha tenido que rebajar considerablemente sus planteamientos nacionalistas. Un ejemplo de ello son las descalificaciones contra el modelo de financiación del País Vasco, con el que el cabeza de lista de la coalición, Xavier Trias, se despachó el miércoles calificándolo de "tremendamente insolidario".Sin embargo, mientras que Esquerra Republicana (ERC) considera que la nueva actitud de CiU supone un "paso atrás inadmisible" y una aproximación estratégica a las tesis del Partido Popular (PP) para favorecer un posible pacto poselectoral, el Partit dels Socialistes (PSC) se felicitó por este cambio de opinión.

Las palabras de Trias, que ayer cesó como consejero de Presidencia de la Generalitat, suponen un giro de 180 grados en la posición que CiU siempre ha mantenido en esta cuestión. Hasta tal punto sus afirmaciones provocaron sorpresa en las filas nacionalistas, que el candidato convergente se vio obligado a llamar a su correligionario Iñaki Anasagasti para matizarlas.

Tras la llamada telefónica, el portavoz parlamentario del Partido Nacionalista Vasco (PNV) declaró que apoyaría la reclamación catalana de modificar el modelo de financiación y añadió que el ánimo de Trias no era "entrar en controversias con Euskadi" ni con su partido, aunque se mostró "extrañado" por sus palabras.

El ya ex consejero matizó ayer que en ningún momento sus comentarios pretendían enturbiar las relaciones de CiU con el PNV ni poner en duda el derecho de Euskadi a su pacto fiscal singular con el Estado. No obstante, se ratificó en su apreciación de que el modelo vasco es "tremendamente insolidario", tal y como señaló el miércoles durante una conferencia en el Círculo Financiero de La Caixa, en la que también participó el consejero de Economía, Artur Mas.

El portavoz económico del PSC, Martí Carnicer, destacó el hecho de que CiU se haya aproximado a las tesis socialistas y Trias califique ahora de insolidario el cupo vasco, "cuando siempre había apostado por él". "Nosotros siempre hemos defendido un sistema propio para Cataluña, pero sus resultados, en un plazo de 15 a 20 años, no tienen por qué diferir del modelo vasco", declaró el parlamentario catalán. Según Carnicer, este cambio de táctica de los convergentes "tan sólo desacredita sus aportaciones políticas".

Joaquim Triadú asume un Departamento de Presidencia que ha cedido competencias a Gobernación y Economía

Desde Esquerra Republicana la opinión fue diametralmente distinta. El candidato al Congreso, Joan Puigcercós, declaró que CiU se ha instalado en el "regionalismo" y se ha "entregado a la criminalización del nacionalismo vasco impulsada por el PP". Las declaraciones de Trias suponen para los republicanos un paso más para allanar el camino de un futuro pacto con los conservadores, después de rebajar sus demandas nacionalistas en el programa electoral y "purgar" a los candidatos más soberanistas de las candidaturas.Por su parte, el candidato de Iniciativa per Catalunya-Verds (IC-V), Joan Saura, manifestó que el horizonte deseable para resolver la financiación autonómica de Cataluña pasa por un "concierto económico solidario", sin que ello signifique "generalizar" el modelo del País Vasco, lo cual, entre otras cosas, "sería inadmisible", declaró.

Saura defendió un modelo "estable y transparente" basado en la "cesta de impuestos" y no en la cesión de un tramo de un único impuesto.

Cambios

Xavier Trias hizo efectivo ayer su cese como consejero de Presidencia durante una reunión extraordinario del Gobierno catalán, en la que también se nombró a Joaquim Triadú para sustituirle.

En principio, la intención de Trias era dimitir en la reunión del Consell Executiu de la próxima semana y poder participar en el pleno del Parlament del día 9, según manifestó el candidato la pasada semana en conferencia de prensa. Sin embargo, el plazo de presentación de candidaturas finaliza en la medianoche del próximo lunes, por lo que era imposible su continuidad en el cargo.

Por su parte, Triadú, hasta ahora secretario general de la Presidencia, tomará posesión del cargo el próximo lunes. En su puesto será sustituido por el actual director general de Difusión, Carles Duarte.

El cese de Trias también supone un cambio significativo en la política comunicativa del Gobierno de Jordi Pujol, pues el consejero de Economía, Artur Mas, asumirá las funciones de portavoz del Ejecutivo. Para desarrollar esta tarea, Mas creará una oficina del portavoz, que estará dirigida por su actual jefe de gabinete, David Madí, con cargo de director general.

La oficina tendrá la sede en el Palau de la Generalitat, aunque dependerá orgánicamente del Departamento de Economía y tendrá una estructura propia al margen del gabinete de medios de comunicación de Presidencia, que llevará los asuntos de prensa de Pujol y Triadú.

Joaquim Triadú, secretario general de la Presidencia desde abril de 1996, se encontrará con un departamento considerablemente mermado en sus competencias, la mayoría de ellas traspasadas a Gobernación (relaciones institucionales e internacionales) y a Economía (relaciones con el Parlament y coordinación interdepartamental). Sin embargo, mantiene la responsabilidad de la Corporación Catalana de Radio y Televisión y además obtiene las competencias de juventud, una exigencia de los pactos entre CiU y PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de febrero de 2000

Más información