Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres vigilantes de una discoteca de Malgrat, acusados de agresión

El portero y dos vigilantes de la discoteca Sambae, de Malgrat de Mar (Maresme), fueron detenidos el pasado domingo por la Guardia Civil como presuntos autores de las lesiones producidas a cuatro chicos a quienes se prohibió la entrada a la sala por llevar zapatillas deportivas. En la madrugada del domingo, un grupo de jóvenes acudió a la discoteca Sambae con la intención de divertirse. A las 3.30 horas, cuando estaban a punto de entrar en la sala, el portero, que iba uniformado, les impidió la entrada a la discoteca porque llevaban zapatillas de deporte, argumento que originó una discusión entre el guardia y los cuatro jóvenes. Según los chicos agredidos, el vigilante optó entonces por llamar a través de un aparato intercomunicador a otros dos vigilantes del local, que iban vestidos de paisano. La discoteca niega tener ninguna relación con estos últimos.

Tras intercambiarse algunas palabras, la discusión subió de tono y acabó en una pelea entre los dos grupos que se saldó con cuatro heridos de diferente consideración. Los chicos fueron trasladados al hospital de Sant Jaume de Calella. A dos de ellos les diagnosticaron fractura del tabique nasal, mientras que un tercero, que presentaba un fuerte golpe en un ojo, tuvo que ser trasladado al hospital de Vall d'Hebron para que lo examinara un especialista, aunque el domingo por la mañana fue dado de alta. El cuarto agredido presentaba contusiones diversas y golpes en la cabeza, aunque de carácter leve.

Los jóvenes denunciaron los hechos, y el domingo la Guardia Civil detuvo al vigilante de la puerta y a los otros dos hombres que participaron en la pelea. Los detenidos: Jaime T. B., de 31 años; Salvador S. R., de 30, ambos vecinos de Malgrat de Mar, y Antonio F. E., de 33 y residente en Mataró, pasaron ayer a disposición del titular del juzgado número 6 de Arenys de Mar. Después de tomarles declaración, el juez los dejó en libertad a la espera de que se celebre el juicio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de febrero de 2000