Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA NUEVA SITUACIÓN EN EUSKADI

Empresarios vascos y navarros empiezan a pagar a ETA

Empresarios vascos y navarros han comenzado a pagar el llamado "impuesto revolucionario" a raíz de la ruptura de la tregua de ETA que la organización terrorista fijó a partir del 3 de diciembre del pasado año, según informaron fuentes de la lucha antiterrorista.Los pagos se han detectado sobre todo entre empresarios de Álava y Navarra, en respuesta a la última remesa de cartas enviada por la banda terrorista durante aproximadamente la primera quincena de diciembre. ETA ha tratado de aprovechar el efecto y la incertidumbre que produce el anuncio de la ruptura de la tregua en los empresarios.

Las mismas fuentes precisaron que han utilizado listados antiguos de empresarios, ya que a algunos les ha llegado a domicilios en los que ya no viven, por lo que las citadas cartas han sido recogidas por otras personas.

El número de cartas detectadas por las fuerzas de seguridad era de unas seis, pero según la extrapolación que realizan fuentes de la investigación podrían haber llegado entre 40 y 50 cartas. Entre ellas hay misivas recordatorias en las que ETA reitera a un empresario que tiene que pagar determinada cantidad y que ya se la ha reclamado, a veces hasta en cuatro ocasiones. También hay otras cartas que son nuevas peticiones del "impuesto revolucionario".

Anteriormente, durante el mes de noviembre, antes de anunciar la ruptura de la tregua, ETA envió cartas recordatorias a numerosos empresarios con un lenguaje muy duro en las que les advertía de que como no habían pagado pasaban a convertirse en objetivo de la banda. Sin embargo, no se había advertido en aquel momento que se hubieran comenzado a realizar los pagos.

Por otra parte, varios desconocidos rompieron ayer en la localidad vizcaína de Durango la luna trasera del vehículo de un concejal socialista, aunque anoche se desconocía si el ataque estaba relacionado con la lucha callejera.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 16 de enero de 2000