Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rogers y Perrault formarán parte del consejo de urbanismo de Barcelona

VIENE DE LA PÁGINA 1 El nuevo consejo asesor del alcalde en materia de urbanismo estará formado por los arquitectos Richard Rogers, Dominique Perrault y Oriol Bohigas, el biólogo Ramon Folch, el historiador Jordi Nadal y el ingeniero de caminos Antoni Marí, según anunció ayer Joan Clos en una conferencia pronunciada en el Colegio de Periodistas de Barcelona.

Clos destacó las aportaciones de todos ellos, así como el hecho de que Rogers y Perrault no tengan ninguna obra en la ciudad de Barcelona. Sí están construyendo en la vecindad inmediata. Rogers ha diseñado un rascacielos en L"Hospitalet del Llobregat y trabaja también en el proyecto de una villa vanguardista y ecológica en Mallorca. Rogers es asesor del primer ministro británico, Toni Blair, y lo fue también de Pasqual Maragall cuando era alcalde de Barcelona. Su obra más conocida es el Centro Georges Pompidou, en París. Con motivo de la concesión de la medalla de oro del Royal Institute of British Architects a Barcelona, Rogers destacó el carácter sostenible del urbanismo que se hace en la ciudad.

Dominique Perrault es el autor de la Biblioteca Nacional de Francia, en París, y del proyecto de la Ciudad de la Cultura, en Santiago de Compostela, y ha diseñado un complejo deportivo en Badalona. Perrault defiende la existencia de una arquitectura europea cuyos rasgos comunes trascienden las fronteras nacionales. Sus obras, incluso las monumentales, procuran una integración en el entorno.

Oriol Bohigas, también arquitecto, ha sido el principal inspirador de las transformaciones en el urbanismo barcelonés de los últimos 20 años.

El urbanismo, explicó Clos, está llamado a ser un instrumento potente en una ciudad que tiene que dar un "salto adelante". Clos destacó que la Carta Municipal, cuyo desarrollo no ha sido completado, retorna al municipio abundantes competencias en urbanismo que hasta ahora estaban en manos del Gobierno catalán; entre otras, la elaboración de planes especiales y de los estudios de detalle.

El discurso de Clos estuvo lleno de optimismo, tanto en la mirada hacia atrás como en el dibujo del futuro. No obstante, puso de relieve la necesidad de recuperar el espíritu cívico especialmente en dos ámbitos: el relacionado con la limpieza de la ciudad y el relativo al tráfico. "Tenemos que defender a la mayoría que cumple de la minoría que incumple", dijo. Ésta es la segunda vez que Clos se refiere al tráfico como uno de los problemas emergentes de la ciudad.

Clos terminó su balance de 1999 con el recuerdo de dos personas fallecidas el año pasado que, en su opinión, resumen el conjunto de las ausencias producidas: el poeta José Agustín Goytisolo y el empresario Pere Duran Farell.

Del primero dijo: "Fue testigo de una cultura viva que se resiste a callar, como también lo fue Jaime Gil de Biedma, de cuya muerte se cumplen ahora 10 años". Respecto a Pere Duran Farell, Clos afirmó que era un hombre que siempre estaba disponible cuando era necesario para la ciudad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de enero de 2000

Más información

  • Clos cita la muerte de Goytisolo como una de las pérdidas de 1999