Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Banda Municipal de Granada enriquecerá la formación musical de 3.000 escolares Los colegiales aprenderán a reconocer los sonidos de los grupos de viento y percusión

Casi 3.000 escolares granadinos, de entre 10 y 14 años, completarán su educación musical gracias a las clases que la Banda Municipal de Música impartirá en 38 colegios de la capital. En los próximos tres meses, sus componentes familiarizarán a los niños con el nombre y el funcionamiento de los distintos instrumentos musicales de viento y percusión que utiliza la formación en sus conciertos. Este proyecto experimental ha sido desarrollado por las concejalías de Educación y Cultura del Ayuntamiento de Granada y no tendrá ningún coste económico para las arcas municipales ni para los colegios.

El programa educativo Vivo la música fue presentado ayer por la concejal de Educación del Consistorio granadino, Amelia Romacho, y constará de siete clases quincenales de 45 minutos cada una para los alumnos participantes.Los conocimientos impartidos por los miembros de la banda completarán los que semanalmente reciben los escolares en la asignatura de música establecida por la LOGSE: solfeo, canto e introducción a la flauta dulce.

También servirán de complemento a los conciertos didácticos para escolares que, desde hace varios años, organiza la Orquesta Ciudad de Granada en el Auditorio Manuel de Falla. "En estos conciertos, los niños se quedaban con ganas de preguntar y saber más cosas sobre el funcionamiento de una orquesta y los instrumentos que utiliza", explicó Romacho.

En principio, el proyecto está destinado a los alumnos del tercer ciclo de enseñanza primaria y del primer ciclo de educación secundaria. Aunque Romacho explicó que se trata de una experiencia piloto que pretende extenderse en los próximos años a otros niveles educativos.

Los 38 músicos que componen la Banda Municipal de Granada comenzarán hoy las primeras clases, de contenido teórico y práctico. Divididos en 14 grupos, los integrantes de la formación visitarán los colegios adscritos al programa e iniciarán a los escolares en el aprendizaje de los instrumentos.

Fliscorno y requinto

"Hemos dividido los instrumentos en siete familias y los especialistas en cada uno de ellos, reunidos en dúos, tríos y cuartetos, irán rotándose por los distintos centros", explicó el subdirector de la Banda, Carlos Atienza. Los niños aprenderán así qué es un fliscorno, un corno inglés, un bombardino o un requinto, el funcionamiento de sus mecanismos y la técnica necesaria para tocarlos. También conocerán las características de sus sonidos y sus posibilidades de interpretación mediante demostraciones prácticas por parte de los músicos.

A pesar de la magnitud del programa educativo, en el que participarán 3.000 escolares, su puesta en marcha no costará ni una sola peseta al Ayuntamiento de Granada. "La Banda sólo se dedicaba a dar conciertos. Ahora también desarrollará una labor pedagógica. Sus componentes impartirán las clases dentro de su horario habitual de trabajo, sin gasto económico añadido para las arcas municipales", señaló la concejal de Educación.

"Nuestra intención es que, en los próximos años, los alumnos nos tengan como una asignatura más", explicó el subdirector de la Banda, a quien no parece preocuparle la ampliación de sus responsabilidades.

Para los centros educativos tampoco supondrá quebranto de ningún tipo. Las clases se impartirán en aulas normales, sin necesidad de desplazar a los alumnos a un lugar especialmente acondicionado.

Los profesores de la asignatura de Música de los 38 centros que participarán en el programa consideran muy positiva la iniciativa. "La oportunidad de que los alumnos asistan a una explicación y audición en vivo es innovadora", asegura Ignacio Rejón, profesor del Colegio Público Sancho Panza. Rejón opina que este proyecto mejorará la formación de los escolares, pero además "puede despertar su inquietud y estimularlos para que estudien música".

La demanda de participación en el proyecto ha sobrepasado las expectativas del propio Ayuntamiento. Todos los colegios de la capital han solicitado su integración en el programa, pero el Consistorio sólo ha podido atender el 71% de las peticiones.

Además de con los instrumentos de viento citados, los escolares se familiarizarán también con otros de percusión, como los timbales, la caja y las láminas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de enero de 2000