Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andalucía aprueba una subida del 12% en las ayudas a las pensiones más bajas

El Gobierno andaluz aprobó ayer aumentar un 12% la ayuda complementaria a las pensiones asistenciales en el año 2000, por lo que los cerca de 42.000 ancianos y personas con minusvalías de la comunidad adscritos a esta paga percibirán 57.120 pesetas anuales más que otros pensionistas del mismo sistema en el resto del país. Esa cuantía se distribuye en cuatro pagas, en los meses de marzo, junio, septiembre y diciembre. En España hay -según datos del mes de julio en los que no se incluye el País Vasco- un total de 207.651 personas que reciben una pensión asistencial.

Las cuantía de las pensiones asistenciales está congelada desde el año 1993, año en que fueron sustituidas tras el establecimiento de las pensiones no contributivas. Así pues, cada año es menor el número de personas que reciben estas pensiones, puesto que se trata de un colectivo formado por ancianos y personas con problemas de salud, a los que hay que descontar, además, los que deciden acogerse al sistema de pensiones no contributivo.Los pensionistas asistenciales cobran 349.090 pesetas anuales desde 1993. Esta paga se ha incrementado en la comunidad andaluza desde ese año gracias a los complementos que otorga el Gobierno andaluz, hasta alcanzar las 57.120 pesetas que se percibirán en el 2000.

El incremento de la ayuda complementaria que ayer aprobó el Gobierno andaluz supone un 12% respecto a la cifra de 1999. Así lo explicó ayer el consejero andaluz de Asuntos Sociales, Isaías Pérez Saldaña, quien propuso que la subida de estas pensiones sea objeto de debate estatal. "Hay unos 200.000 españoles que no pueden quedarse aislados, y menos en tiempos de bonanza económica".

2.400 millones anuales

La Junta gastará con esta ayuda un total de 2.400 millones de pesetas en el próximo presupuesto. La razón de este complemento que viene aprobando anualmente el Gobierno andaluz la fija el consejero de Asuntos Sociales en la necesidad de que "no se abran más diferencias entre las pensiones de un sistema y de otro", una vez que el Gobierno central ha aprobado subidas para las pensiones no contributivas.

El consejero explicó también que la ayuda a las pensiones asistenciales contará con una partida específica en los presupuestos andaluces que se aprobará cada año, sin que pueda establecerse un incremento fijo anual, a razón del IPC, por ejemplo, porque eso significaría subir las pensiones, algo que escapa a las competencias de las comunidades autónomas.

Pérez Saldaña aprovechó ayer para referirse a las pensiones no contributivas y al recurso que el Gobierno presentó ante el Tribunal Constitucional contra el decreto andaluz que recogía su subida. "El Tribunal Constitucional nos dio la razón formal y nos tendrán que dar la de contenido también", retó Pérez Saldaña, quien aprovechó para preguntarse de nuevo por qué el Gobierno "pidió la suspensión del decreto en Andalucía y no la paralización de ese decreto en Cataluña", cuando ambas comunidades la plantearon.

Pérez Saldaña dijo que no cabe la posibilidad de hacer un cambio automático para incorporar las pensiones asistenciales a las no contributivas, pues aunque el primer sistema es residual y a extinguir, "esos pensionistas están en su derecho de elegir esa forma". De los 42.000 pensionistas en este sistema que hay en Andalucía, 22.000 reciben su paga de los Fondos de Asistencia Social (FAS) y el resto lo perciben tal como se acuerda en la Ley de Integración Social de los minusválidos (Lismi). En España serían 80.925 y 126.726, respectivamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de diciembre de 1999

Más información

  • El consejero de Asuntos Sociales insta al Gobierno a un incremento similar en toda España