Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez decreta el bloqueo de seis cuentas bancarias del Atlético

El Juzgado Central de Instrucción número 6 decretó el bloqueo de seis cuentas bancarias del Atlético. Antes, y por error, atribuyó a los imputados en este sumario, con Jesús Gil a la cabeza, un delito de "tráfico de estupefacientes". El ex presidente aireó y criticó el auto equivocado -"es la prueba de hasta dónde pueden llegar inventando hechos para desacreditar a una persona"-. Antes, en conferencia de prensa, Gil, "porque ya es un delito prescrito", reconoció haber pagado con dinero negro entre 1987 y 1991. El administrador judicial del Atlético, Luis Rubí, comparece hoy en público por vez primera.

El juzgado central número 6, del que es titular Manuel García Castellón, anunció ayer el bloqueo de seis cuentas corrientes del Atlético de Madrid en otras tantas entidades bancarias (Cajamadrid, Banco de Santander, Banco Cental Hispano, Banco de Vitoria, Banesto y La Caixa). Dicho embargo se acordó el pasado día 24 y guarda relación con el auto de intervención judicial dictado por el propio García Castellón tres días antes y en el que ya se advertía del bloqueo de cuentas y saldos en metálico y bancarios del Atlético de Madrid.Según fuentes jurídicas, dichas cuentas podrían haber sido abiertas este mismo año y haber sido conocidas por el administador judicial del club, Luis Manuel Rubí Blanc, tras tomar posesión de su cargo.

Mientras tanto, el ex presidente del Atlético, Jesús Gil, declaró: "Ya está prescrito, así que ahora lo puedo decir. Entre 1987 y 1991 pagué 2.000 millones de pesetas en dinero negro". Y restó importancia a su confesión al considerar su contenido como una práctica bastante habitual, moneda común en resto de los clubes y que, eso sí, no tiene reparo en reconocer ahora porque ya no constituye un delito. La repregunta surgió inmediata: "Y después, ¿siguió pagando con dinero negro?". Gil contestó: "Después de ese año, no. Y si fuera así, en todo caso no lo podría decir porque estaría reconociendo un delito fiscal".

Gil, en conferencia de prensa, se defendió con argumentos como "antes se hacía así" o "el tema fiscal no estaba entonces tan organizado". El ex presidente del Atlético, en todo caso, calificó de "honrada" su actuación porque, pese a la utilización de dinero negro, sostiene que no se ha llevado "ni un duro" del club para beneficio personal. "Es como el que compra un piso y lo inscribe a la mitad de su valor. Nadie está libre de pecado", insistió Gil.

Por lo demás, Jesús Gil habló en términos catastrofistas del futuro del Atlético, una sociedad que dijo haber saneado tras cogeral en quiebra y de la que ha sido destituido en lo que calificó como "la peor expropiación de todos los tiempos, muy superior a la de Rumasa". "Después de la intervención", afirmó, "viene el cierre de la empresa. Esto es la antesala de la desaparición del club". Gil, por otro lado, reconoció que hay varios equipos que, ante la situación en la que se encuentra el Atlético, están llamando para interesarse por los jugadores más valiosos: "Tenemos jugadores muy buenos y eso es inevitable".

De todas esas ofertas, al menos hasta el 31 de marzo, es Luis Manuel Rubí Blanc. El administrador judicial del Atlético ha convocado una conferencia de prensa para la mañana de hoy, su primera comparecencia pública desde que aterrizó en el club rojiblanco. Ayer, a última hora de la tarde, abordó su primera reunión sobre asuntos puramente deportivos. Dialogó con Miguel Ángel Ruiz, el secretario técnico, quien, según informa Efe, le trasladó la inquietud de la plantilla por su situación deportiva y salarial y la necesidad de incorporar a un jugador solicitado por Claudio Ranieri y ceder a algunos de la actual plantilla a otros equipos.

Rubí, que admitió la dificultad de futuras incorporaciones por motivos económicos sí dio garantías, en cambio, de que en los próximos días se firmará la renovación del centrocampista Rubén Baraja, cuyo contrato finalizará el 30 de junio de 2001, apalabrada antes de que Rubí se hiciera cargo de la gestión del club por la destitución del presidente Jesús Gil.

La reunión Rubí-Ruiz se produjo horas después de que el secretario técnico se quejara de la pasividad del administrador judicial en los asuntos deportivos de la sociedad. "No sé si Rubí Blanc querrá hacer los fichajes por su cuenta, no lo sabré hasta que consiga hablar con él. Pero no me parece muy normal que en un club de fútbol el máximo responsable técnico no esté al tanto de la situación. Y no son sólo las cesiones o los fichajes lo que hay que tratar", añadió, "un club no se rige únicamente por su departamento económico y administrativo. Hay que hablar de fútbol".

La plantilla del primer equipo vuelve por la tarde a los entrenamientos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de diciembre de 1999

Más información

  • Gil confiesa, "porque ya es un delito prescrito", que realizó pagos con dinero negro entre los años 1987 y 1991