Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juzgado atribuye por error a Gil un delito de tráfico de drogas en el auto facilitado ayer

Un error que, según fuentes del juzgado central de instrucción número 6, tuvo su origen en el nuevo programa informático que se está implantando en la Administración de Justicia, atribuyó ayer a los imputados en el caso Atlético, con Jesús Gil a la cabeza, un delito de "tráfico de estupefacientes" así como la ocupación de "una importante cantidad" de droga, en el mismo auto en el que se decretaba el bloqueo de cuentas del Atlético.Los "hechos" contenidos en el auto agregaban que los imputados habían utilizado "determinadas cuentas bancarias" para el blanqueo de los beneficios obtenidos con el "ilícito tráfico de las sustancias", poniéndose de manifiesto la necesidad de inmovilización de los saldos.

Los fundamentos jurídicos citaban el artículo 374 del Código Penal, relativo al comiso de drogas tóxicas y de los bienes utilizados para su tráfico, como vehículos, buques y aeronaves.

El auto del juez García Castellón conteniendo este grave error fue notificado a los imputados en el caso Atlético. Posteriormente, advertido el error por el propio juzgado, se hizo saber a aquéllos que sus nombres se habían transcrito por error en una resolución que afectaba a unas diligencias seguidas por narcotráfico a otras personas y que se iba a dictar otra poniendo las cosas en su lugar.

Entretanto, Jesús Gil, al tener conocimiento de la resolución judicial, la remitió por fax a los medios de comunicación "para conocimiento general" y como ejemplo de un "nuevo intento injurioso y calumnioso" contra él. En una nota adjunta, Gil se quejaba de la falsedad de los hechos imputados y decía ignorar "hasta dónde pueden llegar inventando hechos para desacreditar a una persona formando parte del plan trazado, donde el fin justifica los medios, que no es otro que liquidar a Gil en todos los órdenes".

El escrito causó la lógica conmoción, aunque tanto fuentes judiciales como de la Fiscalía Anticorrupción, puntualizaron rápidamente lo sucedido y agregaron que la juez Teresa Palacios, que sustituye a García Castellón mientras éste se encuentra de vacaciones, firmará hoy el nuevo auto y una providencia subsanando el error.

Las mismas fuentes precisaron que al menos tres de las cuentas bancarias referenciadas en la resolución errónea no se corresponden a las efectivamente intervenidas al Atlético de Madrid, ya que corresponden al Banco Pastor, Banco di Roma y Banco Zaragozano, en tanto que las efectivamente bloqueadas al club se refieren a Cajamadrid, Banco de Santander y BCH, además de otras en Banesto, Banco de Vitoria y La Caixa, entidades que figuran consignadas en la misma resolución y en las que tiene cuenta el Atlético.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de diciembre de 1999