Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montilla critica a la justicia por no actuar antes contra la discoteca Blade

El alcalde de Cornellà, el socialista José Montilla, criticó ayer abiertamente el funcionamiento de la Administración de Justicia por no haber actuado antes contra la discoteca Blade, en la que el día de Navidad murió un joven de un disparo, pese a que el local acumulaba más de 300 denuncias en los últimos años. Los Mossos d"Esquadra hicieron ayer efectivo el decreto de cierre de la discoteca, ordenado por la Generalitat en un expediente anterior al mortal suceso. El presunto autor del disparo se entregó ayer al juez de guardia.

El mismo día en que se produjeron los disparos que acabaron con la vida de Javier López Berengué, de 25 años, la discoteca volvió a inclumplir su horario de cierre. Y la noche siguiente también abrió como si nada hubiera ocurrido. Montilla recordó que si el día de Navidad el local hubiera cerrado a su hora, esa muerte no se hubiera producido. El establecimiento, antes denominado Ocho Club, tiene desde su apertura un amplio historial de sanciones que van desde el reiterado incumplimiento de horarios hasta agresiones de skinheads o peleas de los porteros con clientes, pasando por tráfico de drogas y localización de armas. La primera sanción de cierre provisional data de 1996.Los propietarios del local, que funcionaba como afterhours pese a tener licencia de discoteca,la empresa Barcelonesa de Serveis Generals, han ido agotando todas las vías administrativas para impedir los expedientes de cierre que se acumulan en la Dirección del Juego y el Espectáculo. Y hasta se han servido de la vía penal. En 1998, la sala de lo contencioso-adminsitrativo del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña exigió el cumplimiento del cierre. Pocos días después, los propietarios se querellaron contra Montilla y el teniente de alcalde de Gobernación por un supuesto trato de favor a otros locales, denuncia que fue archivada.

El cierre y precinto de la discoteca ejecutado ayer por la policía autonómica es el desenlace de los siete expedientes que la Generalitat ha incoado contra la discoteca y que suman siete millones de multa y 42 meses de cierre.

Carencias del sistema

Montilla criticó que los dueños de la discoteca se hayan aprovechado impunemente de los procelosos caminos del procedimiento administrativo. El alcalde aseguró: "Es lamentable que la fiscalía o la justicia no hayan actuado hasta ahora", aduciendo que se trataba de una cuestión administrativa, "y es lamentable que se haga ahora que ha habido una muerte". El alcalde señaló: "lo sucedido pone en evidencia las carencias de nuestro sistema" y añadió que los ayuntamientos están "indefensos" en estos casos.

El presunto autor del disparo, que permanecía buscado por la policía tras los hechos, se personó ayer por la tarde ante el juez de guardia de Barcelona, según informaron fuentes policiales. Se trata de un joven de 25 años de nombre Daniel M. E. y vecino de L"Hospitalet de Llobregat. El titular del juzgado de instrucción número 26, en funciones de Juzgado de Guardia, ordenó su ingreso en prisión, tras tomarle declaración, y con la acusación del delito de homicidio culposo.

Los hechos sucedieron la mañana del día de Navidad. El agresor mantuvo un enfrentamiento al ser obligado a abandonar el local. Amenazó con volver al establecimiento en una hora "para matar a todos", según testigos. A los 20 minutos ya estaba de vuelta armado con una pistola Magnum calibre 44. El gerente se enfrentó con el cliente para desarmarlo. En el forcejeo, ambos cayeron al suelo y se produjo un disparo al aire. El presunto homicida se irguió y disparó contra una puerta metálica del local, que estaba cerrada. La bala alcanzó en la cabeza a un joven que se encontraba en el interior y que falleció en el acto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de diciembre de 1999

Más información

  • El presunto autor del disparo mortal se entrega al Juzgado de Guardia