Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevo material didáctico para la inserción laboral en las escuelas de adultos

La Consejería de Educación y el Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) han editado un material didáctico destinado a los profesores que imparten clase en las escuelas para adultos en el que se indica cómo favorecer a estos alumnos para una futura inserción laboral. Ambas instituciones vienen colaborando juntas en este programa desde 1992, cuando comenzó como un proyecto piloto -sólo se impartía en un centro por provincia- para ayudar a las mujeres, que son el colectivo mayoritario en las escuelas de adultos, a romper la barrera del mercado y salir a trabajar.Desde entonces, más de 6.400 mujeres han participado de estas clases de inserción laboral y el 17% de ellas ha conseguido un puesto de trabajo.

En la comunidad hay 655 centros de educación de adultos y 100 de ellos venían participando de estas actividades con la ayuda de 92 profesores. En la actualidad, el panorama ha cambiado. Estas aulas las comparten ahora, junto con una mayoría de mujeres, otros colectivos, como los inmigrantes o los jóvenes que abandonaron los estudios y que ahora se plantean ampliar conocimientos y obtener formación suficiente para acceder al mercado laboral.

Para todos ellos se ha editado este material que ofrece una orientación profesional no sexista y que consta de una guía de recursos de apoyo, una guía didáctica y un cuaderno de actividades. La guía de recursos está dirigida sobre todo a los docentes que deberán transmitir estos conocimientos, pero el resto del material es "perfectamente transferible a cualquier colectivo", según explicó la directora del IAM, Carmen Olmedo.

Desde 1992, año en que empezó a funcionar este proyecto conjunto, se han matriculado en las escuelas de adultos más de un millón de personas, de las cuales, un 70% son mujeres con problemas de marginación social y laboral.

Ese es el motivo de la colaboración del Instituto de la Mujer en este campo educativo, y fruto de la experiencia de estos años, se han elaborado estos materiales, que llegarán a todos los centros.

Sin embargo, "no todos los que estudian en las escuelas de adultos son gente que quiere incorporarse al mercado laboral". Hay otras personas que, simplemente quieren ampliar conocimientos: "Algunas mujeres que empezaron aprendiendo a escribir y leer han llegado incluso a la universidad", contó orgullosa, Carmen Olmedo. Otros dedican su esfuerzo al autoempleo.

Educar para la elección

Olmedo explicó que el material didáctico editado "garantiza una orientación profesional no sexista y recoge los cambios profundos que ha sufrido el mercado laboral: antes había mucho empleo público, que era al que tendían estos alumnos y hoy hay menos, por ejemplo". "Se trata de promover la iniciativa de los alumnos y de educarles para la elección", añadió la directora del IAM.

El programa, que consta de dos parte, una primera de orientación y una segunda de inserción laboral con prácticas en las empresas, contará ahora con estos nuevos textos de uso docente en los que se describen desde las exigencias actuales del mercado laboral al papel que juegan las nuevas tecnologías a la hora de acceder a un puesto de trabajo.

Algo que Carmen Olmedo destacó como un elemento importante es el interés que tiene para los alumnos el que aprendan a describir su propia situación y a diseñar un currículo en el que se recojan sus capacidades laborales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de diciembre de 1999

Más información

  • Un 15% de las alumnas consiguió empleo