Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Entregan en el Parlamento 8.000 firmas contra la tasa del juego

Unos 500 empresarios del juego se manifestaron ayer a las puertas del Parlamento andaluz en contra la nueva tasa fiscal y el impuesto sobre el juego que incorpora el Proyecto de Ley de Presupuesto para Andalucía para el año 2000, ya que, según manifestaron, supone un "riesgo para la continuidad del empleo estable, por la repercusión negativa que dicha medida puede ocasionar en el sector".Durante la manifestación, una representación de empresarios entregó en la Cámara andaluza unas 8.000 firmas de propietarios del sector y un informe elaborado por la Facultad de Ciencas Económicas y Empresariales de Córdoba del que se desprenden las consecuencias negativas que para el sector podría tener esta tasa.

El presidente de la Asociación Andaluza de Empresarios de Máquinas Recreativas, Pedro Caña, indicó que esta iniciativa parte de los propios empresarios, "Se nos ha negado la posibilidad de negociar con los representantes políticos andaluces para llegar a un acuerdo sobre el nuevo impuesto", dijo Caña.

Según Caña, en el informe de la Facultad "se ve claramente que la imposición de esta medida va a influir de forma negativa en el sector, ya que habrá menos unidades de recaudación, lo que conllevará directamente a la pérdida de puestos de trabajo".

Concretamente, el sector empresarial del juego quiere mostrar su rechazo a la arbitraria subida del 20% para máquinas recreativas y casino y del 10% para bingos que contemplan los Presupuestos autonómicos.

En referencia a unas declaraciones hechas públicas ayer por el presidente de la Junta, Manuel Chaves, sobre la necesidad de fomentar la actividad empresarial para que se creen puestos de trabajo en Andalucía, el representante del los empresarios dijo: "Si lo que quiere Chaves es crear empleos, con esta medida no sólo se van a perder 1.000 puestos de trabajo en el sector, sino que también desaparecerán otros 900 ó 1.400 indirectos". Los empresarios opinan que la medida, incorporada a instancias de la Consejería de Economía, "persigue únicamente un objetivo recaudatorio".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de diciembre de 1999