Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cataluña, Euskadi y Baleares se unen para exigir la gestión aeroportuaria

Palma de Mallorca

Los Gobiernos de Cataluña, el País Vasco y Baleares formarán un frente común para reclamar al Ejecutivo central la gestión de los aeropuertos de sus respectivas comunidades y evitar con ello cualquier intento de privatización de los servicios aeroportuarios españoles. El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, y su homólogo balear, Francesc Antich, ultimaron ayer en Palma de Mallorca los preparativos de una cumbre, que se celebrará el 25 de enero en Barcelona, entre todos los consejeros autonómicos de estos tres territorios con competencias en materia de transporte.Pujol y Antich se entrevistaron en Palma en el transcurso de la primera visita oficial que realiza a Baleares el presidente de la Generalitat tras tomar posesión de su cargo el pasado mes de noviembre. Ambos mandatarios acordaron potenciar sus relaciones institucionales, sobre todo en lo referente a la lengua, la cultura y las comunicaciones audiovisuales.

Los tres Ejecutivos, dos de ellos presididos por fuerzas nacionalistas (Cataluña y Euskadi) y el de Baleares por un pacto de progreso de izquierdas, pretenden bloquear la intención del Gobierno central de privatizar la gestión y algunos servicios de los aeropuertos. Su propuesta es que pasen a manos de las comunidades que así lo deseen y se organicen mediante un sistema similar al de los puertos, traspasados a las autonomías a raíz del pacto de gobernabilidad firmado entre el PP y CiU.

Este modelo propiciaría la entrada, en los consejos de administración de los aeropuertos, de entidades y organismos empresariales y ciudadanos, como, por ejemplo, las cámaras de comercio, los patronatos de turismo o los ayuntamientos, señaló el socialista Antich.

Una voz común en Madrid

La intención de los tres Ejecutivos es implantar un modelo autonómico descentralizado que, según afirmaron los dos presidentes, adapte la gestión de los aeropuertos a las necesidades de cada comunidad. Antich señaló que conviene que las tres autonomías tengan una voz común en Madrid y precisó que el Partido Socialista aprueba esta iniciativa.

Pujol se mostró distante y cauto cuando fue interrogado sobre las relaciones entre Cataluña y Baleares y si éstas mejorarían con el Gobierno de Antich, en contraposición a los anteriores del PP, más reacios a establecer convenios en lo relativo a la lengua y la cultura catalana.

De momento, ambos Ejecutivos firmaron ayer un convenio en materia audiovisual para el intercambio de vídeos doblados al catalán. Además, los dos presidentes se felicitaron por las enmiendas presentadas en el Senado a la Ley de Acompañamiento de los Presupuestos Generales, que suprimirán las limitaciones territoriales de emisión de las televisiones de las comunidades autónomas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de diciembre de 1999