Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente del Fortuna echa al entrenador en el descanso

Hans Löring, presidente del Fortuna Colonia, que juega en la Segunda División alemana y se mueve por el fondo de la tabla de clasificación en los puestos de descenso a la liga regional (segunda B), no pudo esperar ni al final del partido. En el descanso, Löring despidió de forma fulminante a su entrenador, el ex portero internacional alemán Toni Schumacher, 45 años y 76 veces internacional.En ese momento, el Fortuna Colonia perdía ya 0-2 contra el Waldhof Mannheim. A Löring, de 65 años, se le agotó la paciencia, hasta el punto de echar a Schumacher y su asistente, que ya no pudieron sentarse en el banquillo en la segunda parte. El Fortuna acabó perdiendo 1-5, frente a un equipo que anda también por la parte baja.

Los dos protagonistas del original despido, el primero en estas circunstancias que se conoce en el fútbol alemán, son dos personajes famosos, cada uno en su ámbito, por su condición de bocazas notorios. Löring lleva más de 30 años como presidente del Fortuna, que es el equipo menor de la ciudad renana, siempre a la sombra del Colonia, que ahora atraviesa una mala época y juega también en la segunda Bundesliga. En sus 32 años de presidencia, Löring, una versión alemana del presidente atlético Jesús Gil, ha consumido, Schumacher incluido, nada menos que 33 entrenadores.

Schumacher alcanzó más fama como portero internacional que como entrenador. En la selección alemana Schumacher sucedió al legendario Sepp Meier, consiguió la Eurocopa en 1980 y jugó dos finales del Mundial, que perdió contra Italia en Madrid, en 1982, y contra Argentina, en México, en 1986. Adquirió Schumacher triste celebridad en las semifinales del Mundial de España en Sevilla. En aquel partido contra Francia, una salida de Schumacher con pierna por delante, casi manda al otro barrio al francés Battiston, cuando éste llegaba solo con el balón ante la portería alemana. El francés perdió un diente, el conocimiento y se quedó con una vértebra destrozada. No hubo ni penalti, ni expulsión, y Alemania se clasificó para la final.

Desde comienzos de la temporada pasada, Schumacher entrenaba al Fortuna con poco éxito. La pasada Liga el Fortuna se clasificó en el puesto 14, al borde del descenso. Ahora anda por el 17, que conduce sin remisión a la Liga regional.

El fulminante despido de Schumacher, en el descanso del partido, ha desencadenado una ola de declaraciones en Alemania. Löring se justifica y acusa a Schumacher de "arrogancia, soberbia y cabezonería". A duras penas se controlaba Löring, que añadió: "Esta es la plantilla más cara y la peor del Fortuna desde el nacimiento de Cristo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de diciembre de 1999