Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA NUEVA SITUACIÓN EN EUSKADI

Visto para sentencia el juicio en París al ex dirigente etarra Kantauri

El juicio contra 13 presuntos activistas y colaboradores de ETA, entre ellos los ex dirigentes José Javier Arizkuren Ruiz, Kantauri, y Juan Luis Aguirre Lete, Isuntza, quedó ayer visto para sentencia en el Tribunal Correccional de París, que emitirá su veredicto el 23 de febrero del 2000. El proceso quedó visto para sentencia después de la intervención, ayer, de la abogada defensora, Yolanda Molina, quien en su alegato manifestó que "la solución al conflicto vasco, como todos saben, tanto ETA, como los Gobiernos español y francés, no está aquí [en los tribunales], no es [un asunto] judicial".Molina intervino después de que la fiscal, Irene Stoller, reclamara el pasado martes 10 años de prisión -la máxima pena por asociación de malhechores con fines terroristas- para José Javier Arizkuren Ruiz, Kantauri, ex dirigente del aparato militar de ETA, y para Isuntza, acusado de dirigir el aparato logístico de la banda terrorista. Arizkuren fue detenido el pasado 9 de marzo en París, e Isuntza fue capturado en noviembre de 1996 en el suroeste de Francia. Stoller solicitó seis años de cárcel para Miren Argi Perurena Pascual, acusada de actuar de intermediaria para el reclutamiento de activistas, y para Soledad Iparragirre Genetxea, Anboto, supuesta jefa de los comandos legales (no fichados), juzgada en rebeldía. Además, pidió cinco años para la alemana Petra Elser, compañera de Isuntza; para Txuma Puy Lekumberri, presunto lugarteniente de Kantauri, y para los demás procesados en rebeldía: Juan Carlos Arriaran Ibarra, Juan Ramón Carasatorre, María Jesús Elorza, Juan Ignacio Perez Aramburu y Zorión Zamacaola.

Stoller replicó el pasado martes a las acusaciones de Kantauri que "Francia no es el enemigo del pueblo vasco, como dijo Arizkuren Ruíz. Francia tiene leyes que deben ser respetadas".

Stoller solicitó ayer un año de cárcel así como privación de derechos cívicos para Iker Elizalde y Heren Muruaga, en libertad condicional y acusados de asistir a varias citas con Asier Oiarzabal Txapartegi, Baltza, jefe del aparato de captación de ETA y hombre de confianza de Anboto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de diciembre de 1999