Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

CARLOS AGUILAR ESCRITOR "El cine de acción se considera una diversión banal por prejuicios"

Es una suerte de enciclopedia andante sobre cine. Sin embargo, Carlos Aguilar (Madrid, 1958) cuenta lo que sabe con sencillez y una sonrisa, nada circunspecto y libre de toda pedantería. En su haber, bibliografías cinematográficas como la de Sergio Leone (1990), Jess Franco, el sexo del horror (1999) o Las estrellas de nuestro cine (1996). Ha cultivado también el ensayo con libros como El libro de Satán (1999) y la narrativa con La interferencia (1990) y Simbiosis (1994). Su última novela lleva por título Coproducción (1999) y es de ambiente cinematográfico. El también autor de la Guía del video-cine (1997), ha presentado en el Festival Nacional de Cortometrajes de Almería su última biografía dedicada al cineasta Joaquín Romero Marchent, el primer director español que filmara género western en la provincia almeriense. Pregunta. ¿Hay paralelismo entre la figura de Romero Marchent y la trayectoria de Almería?

Respuesta. Es forzar un poco la cosa, pero podría hacerse. Romero Marchent tiene una importancia brutal y el cine de Almería tiene una trascendencia mundial que se está reconociendo por sus libros. Al igual que con Romero Marchent, se ha visto relegada a un segundo plano.

P. ¿Por prejuicios intelectuales?

R. Sí, por supuesto. En España se ha valorado lo histórico-político y lo social. El cine de acción o de género no se ha valorado. Sin embargo, los géneros encierran una serie de valores muy importantes porque también hablan de otras cosas trascendentales a su manera.

P. Quizá fue la dictadura la que propició esa imagen superficial...

R. Pero en países que no han estado en dictadura también existe esa idea. Son prejuicios que se fundamentan en considerar que las películas que hablan de temas basados en el peligro físico implican una diversión banal. Fritz Lang decía que de un contexto primario se saca una ética elemental que permite consideraciones lógicas.

P. ¿Por qué EE UU apostó sin complejos por el cine de aventuras?

R. Porque apostó por una cultura popular que tuvo un desarrollo mucho más rico. La gente aquí ha crecido con el prejuicio de que determinados géneros estaban reservados a los americanos, pero sus western son una remodelación de un paladín más general que surge en Europa. Leone dijo que el western lo inventó Homero con la Ilíada.

P. ¿Si Leone no hubiera pasado por Almería existiría el Festival de Cortos?

R. Seguramente no. Fueron dos western los que él rodó pero descubrieron las posibilidades cinematográficas de Almería. La gratitud de esta tierra con Leone es incuestionable. La palabra Almería es un nombre mítico en el cine de género de todos los festivales del mundo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de diciembre de 1999