Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AGUALA CHJ AUTORIZÓ EL BASURERO AL AÑO DE HACERSE

Críticas en el Congreso al presidente del Júcar por el vertedero de Dos Aguas

Los grupos parlamentarios del PSOE y de Izquierda Unida en el Congreso de los Diputados criticaron ayer duramente al presidente de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), Juan Manuel Aragonés, por autorizar la construcción del macrovertedero de Dos Aguas un año después de construirse en un barranco del Júcar. Los diputados nacionales Xavier Paniagua, del PSOE, y Presentación Urán, de IU, pidieron la dimisión de Aragonés tras acusarle de ignorar los informes contrarios al basurero.

Aragonés acudió a Madrid para comparecer ante la Comisión de Medio Ambiente de la cámara baja a petición del grupo socialista. Allí tenía que rendir cuentas de la actitud de la Confederación ante la construcción del vertedero de Dos Aguas, un macrobasurero diseñado para acoger los próximos 14 años los desperdicios de los 44 municipios del área metropolitana de Valencia pese a estar a más de 60 kilómetros de esta ciudad y situarse en un barranco muy próximo (a 400 metros) a la cabecera del embalse de Tous, que abastece de agua potable a gran parte de la población.Paniagua, vicepresidente de la Comisión de Medio Ambiente, le recriminó que la autorización definitiva de la CHJ al vertedero se diera el pasado 16 de agosto, es decir, un año después de que el vertedero ya estuviera operativo. Aragonés aseguró que el órgano de cuenca, dependiente del Ministerio del Medio Ambiente, había dado una autorización provisional para el vertedero porque la Generalitat, entidad con competencias en la materia de vertederos, necesitaba con "urgencia" que entrara en funcionamiento. De hecho, fue el propio Consell el que concedió al basurero privado una declaración de interés comunitario.

Siempre estanco

Aragonés explicó que el vertedero de Dos Aguas atiende escrupulosamente todas las directivas europeas y manifestó que "ningún técnico" se había opuesto a su construcción. Ante el hipotético riesgo de que la basura acabara en el Júcar, el presidente de la CHJ explicó que el basurero es estanco "en cualquier situación".

Sin embargo, Paniagua esgrimió que había sendos informes de la Universidad de Alicante y de la Politécnica de Valencia que criticaban duramente la ubicación del vertedero en un barranco por el peligro que suponía el arrastre de las basuras ante las eventuales avenidas que acusa la zona.

Según Efe, José Ramón Pascual, del PP, calificó de "barbaridad" la petición de dimisión, y señaló que si se hubiera esperado un año para la autorización y puesta en marcha del vertedero, se tendría que haber dejado la basura en las calles hasta ese momento.

Por otra parte, la comisión rechazó por 20 votos en contra y 16 a favor dos proposiciones no de ley de María Luisa Bartolomé, del PSOE, y de Urán, de IU, en las que se instaba al Gobierno a paralizar de forma inmediata todas las agresiones que sufre el parque natural del Marjal de Pego-Oliva. El PP votó en contra porque coincidía con el fondo pero no con la forma de las proposiciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de diciembre de 1999