Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Economía arrebata a Trabajo el control de las mutuas de previsión social

El decreto que reorganiza los departamentos de la Generalitat, previo a la formación del nuevo Gobierno, incluía un artículo por el que se suprime el organismo que controlaba las mutualidades de previsión social, históricamente dependiente del Departamento de Trabajo, y transfiere estas competencias al Departamento de Economía, Finanzas y Planificación. Esta decisión lleva a manos del consejero Artur Mas (CDC) las competencias sobre las mutuas de previsión social, que hasta la formación del nuevo Gobierno estuvieron bajo la dirección de un consejero de Unió Democràtica, Ignasi Farreres. Su sucesor, el democristiano Lluís Franco, ha perdido un importante sector.La reordenación ha forzado al anterior director general de Seguridad Social, Ramón Tomás, a volver a sus negocios familiares en Igualada. La transferencia coincide con dos momentos cruciales en dos de las principales entidades de este tipo: L"Aliança y la Agrupació Mútua.

Artur Mas agrupará todas las competencias en materia aseguradora, desde los mediadores de seguros a las mutualidades de previsión. Será Mas quien supervise el futuro de L"Aliança, entidad en la que en los últimos meses se han vivido episodios de enfrentamiento en el seno de la propia cúpula directiva. Josep Geli, presidente de la entidad, y sobre todo Ramón Carranza, su director general, han impedido diversos movimientos de control procedentes de círculos próximos a la Generalitat. En alguno de esos movimientos ha participado Carles Vilarrubí, consejero de Telefónica y ex consejero de La Seda.

L"Aliança tiene en estos momentos 209.000 socios, pero su supervivencia ha dependido hasta ahora de los conciertos con Sanidad y los créditos del Instituto Catalán de Finanzas (ICF), entidad de crédito dependiente de la Generalitat. La mutua fue intervenida por Trabajo en 1997, ante la alarma producida por las pérdidas de 1996.

El otro foco de interés es la transformación de la Agrupació Mútua, tras la llegada a la presidencia de Josep Lluís Vilaseca, ex director general del Deporte de la Generalitat y destacado militante de CDC.

El director general, Josep Lluís Torra, ha impuesto una línea de alianza estratégica con Bankpyme, tras la compra del 25% de esa entidad bancaria, y ha potenciado la actividad inmobiliaria a través de la filial Amrey.

Agrupació Mútua del Comerç i la Industria, con una masa de 322.000 socios, acaba de incorporar al consejo al tercer hijo de Jordi Pujol, Josep Pujol Ferrusola, conocido hasta ahora por las operaciones de consultoría de su firma Europraxis.

Además la máxima institución del mutualismo catalán, la Federación de Mutualidades de Cataluña, entidad centenaria, deberá nombrar nuevo presidente tras la dimisión de Josep Maria Antràs, a quien la federación de las 120 entidades que representan el mutualismo catalán acusaba de exceso de protagonismo. El candidato mejor situado para sustituirle es Agustín Montal, ex presidente del FC Barcelona y candidato al Senado por CiU en 1982.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de diciembre de 1999