Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los jueces y el PSOE disputan por unas críticas contra las sentencias por maltrato

El secretario provincial del PSOE de Granada, José Moratalla, mantuvo ayer que a la ciudadanía le "cuesta trabajo entender" algunas sentencias judiciales relacionadas con el maltrato de mujeres. Moratalla respondió de esa manera a la nota aprobada el viernes por los jueces de instrucción de Granada en la que exigían al delegado de Gobernación, Jesús Quero, y a la directora del Instituto Andaluz de la Mujer, María Escudero, que rectificaran sus apreciaciones sobre la mentalidad "obtusa" y "predemocrática" de ciertos jueces.Moratalla pidió al poder judicial "sensibilidad" ante lo que considera "un clamor social". "En el PSOE tenemos dos objetivos: el respeto a la independencia de los jueces y que éstos sepan que las reivindicaciones que hace este partido están junto a la realidad social".

Para el secretario de los socialista granadinos muchas mujeres no denuncian las agresiones que sufren "por pánico, por falta de valor o desamparo". Aquí se enmarcan, a su entender, las expresiones que han levantado la protesta de los magistrados.

Los jueces, por su lado, opinan que críticas como las vertidas por Jesús Quero y María Escudero provocan "en la opinión pública la genérica desconfianza hacia sus jueces y magistrados" y muestran "un grave desconocimiento del quehacer cotidiano de los juzgados, así como el talante de los integrantes del poder judicial y de la inmensa mayoría de las resoluciones que se dictan en función de los casos concretos que se someten a su consideración".

Para los jueces de instrucción granadinos, que celebraron una reunión durante la mañana del viernes, las críticas que han originado su protesta son "vagas, genéricas e imprecisas y deslegitiman la actuación de uno de los poderes del Estado".

Jesús Quero y María Escudero coincidieron el pasado lunes en criticar la mentalidad de determinados jueces a la hora de apreciar el maltrato de las mujeres. María Escudero afirmó que el problema no era tanto de legislación como de "interpretación de la ley ante un fenómeno que cada vez se está poniendo peor. Es un problema de jueces que tienen una mentalidad obtusa y que creen que lo están haciendo bien". Escudero recordó que las muertes por maltrato se suelen producir después de que las mujeres denuncian las agresiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de noviembre de 1999