Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PP y PA contratan desde el gobierno de Sanlúcar a 10 de sus militantes

Una nueva polémica ocupa a los partidos políticos en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). Las dos formaciones en el gobierno local, PP y PA, han contratado ya a una decena de militantes desde que hace aproximadamente un mes se hicieran con el poder en el municipio. Fuentes de la oposición, por el contrario, elevan ese número a 18 y aseguran que con estos contratos se están pagando favores hechos durante la pasada campaña electoral.El primer teniente de alcalde del Ayuntamiento sanluqueño, el andalucista Antonio Prats, confirmaba ayer que desde que tomó posesión el nuevo equipo de gobierno se han realizado 17 contratos. Según Prats, "ocho o diez son militantes del PP y PA". El dirigente andalucista preciso que se trata en su mayoría de personal de confianza y explicó que hubo que contratarlos ya que esos puestos estaban siendo desempeñados por militantes socialistas durante el periodo en el que gobernó Agustín Cuevas. "No podíamos tener de personal de confianza a miembros del PSOE del antiguo gobierno", matizó Prats. Esas personas, según el dirigente andalucista, han sido trasladadas a otros departamentos del Ayuntamiento.

Prats añadió que los militantes populares y andalucistas contratados están desempeñando puestos, principalmente, de secretaría y gabinete. El primer teniente de alcalde señaló, no obstante, que el resto de las personas que han entrado a trabajar en los últimos 30 días en el Ayuntamiento de Sanlúcar no tienen ninguna filiación política. "Es personal que hacía falta, como mecánicos para los vehículos municipales o electricistas", declaró Prats.

Sin sobresueldos

El número dos del gobierno local quiso aclarar, por otra parte, que no se está pagando a este nuevo personal de confianza sueldos por encima de las 400.000 pesetas, como ha denunciado la oposición. "Mi secretario cobra 140.000 pesetas", destacó.

Prats llegó a decir que el ex alcalde Agustín Cuevas contrató a 20 personas "a dedo" antes de abandonar el sillón de mando como consecuencia de la moción de censura que le presentaron PP y PA el 19 del pasado mes y que se vio empañada por el presunto intento de soborno a un concejal. Por su parte, Cuevas aseguró el pasado jueves que este caso está sirviendo de cortina de humo para tapar "contrataciones irregulares" en el Ayuntamiento.

La oposición ha denunciado que el pasado 25 de octubre tuvo que realizarse una transferencia de crédito para hacer frente a los gastos añadidos que han supuesto los nuevos sueldos. El PSOE insiste en que algunos de los nuevos contratados están cobrando salarios muy por encima de lo establecido en su categoría profesional. Los socialistas afirman que la próxima semana presentarán documentos que prueban estas y otras denuncias relacionadas con el personal, como que varias personas han estado trabajando sin contrato en dependencias municipales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de noviembre de 1999