Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PNV y EA se resisten a apoyar la huelga general que propone HB en favor de los presos

Los parlamentarios independentistas dan por terminada su huelga de hambre en Vitoria

El PNV y EA se resisten a aceptar la propuesta de huelga general con la que HB quiere culminar la campaña de apoyo a los presos de ETA. La iniciativa reforzaría las decenas de manifestaciones que ayer diseñaron los partidos firmantes del Pacto de Lizarra. Los diputados de EH aprovecharon el final de su huelga de hambre en Vitoria para dar el relevo a los diputados independentistas navarros, y confirmar que la "desobediencia civil" es un método válido. "Va a jugar un papel fundamental para hacer frente a Francia y España", dijo el portavoz de EH, Arnaldo Otegi.

Los parlamentarios de EH (siglas electorales de HB) que han permanecido durante cinco días en huelga de hambre finalizaron ayer en el Parlamento vasco su acto de solidaridad con los 20 presos de la organización terrorista que acordaron iniciar un ayuno voluntario el primero de noviembre.Una semana durante la que el grupo que dirige Arnaldo Otegi ha propuesto a los sindicatos y partidos con los que se ha entrevistado, incluido el PNV, una serie de medidas para reforzar la campaña en favor de los presos de ETA. Aunque esta semana serán los parlamentarios navarros los que tomen el relevo con la huelga de hambre, HB cree que una forma contundente de culminar las movilizaciones por los presos sería una huelga general en Euskadi.

Esa propuesta, como la huelga de hambre iniciada en las cárceles, no acaba de convencer al PNV, que estaría dispuesto a organizar una gran manifestación conjunta de los nacionalistas, pero pactando hasta el último detalle de la estética del acto. El PNV no quiere que los lemas de esa manifestación vayan más allá de la defensa de los derechos humanos, mientras que HB está inmerso en la exigencia de la amnistía. Los de Xabier Arzalluz temen que la violencia callejera haga acto de presencia la víspera o el mismo día de esa hipotética manifestación conjunta, dejando en una situación muy delicada a los miembros del PNV.

El Gobierno vasco secundó con cinco minutos el paro convocado por HB, PNV y EA en favor de los presos durante la pasada primavera.

Ayer, aunque sin concretar las propuestas, el portavoz Arnaldo Otegi confirmó en la puerta del Parlamento vasco que la "desobediencia civil" es una herramienta histórica de HB y que va a ser fundamental en los próximos años "frente a los Estados español y francés".

El dirigente de EA Rafael Larreina también le dijo a Otegi que "las iniciativas de EH no son las de EA, y desde el momento en que se hacen públicas sin llegar a algo conjunto difícilmente se puede avanzar sobre ese terreno de juego".

La plataforma en favor de los derechos de los presos Batera, formada por los partidos de Lizarra, los sindicatos nacionalistas y varias asociaciones culturales, sociales y de ayuda a presos, aprobó un documento en el que rechazan que los presos de ETA sean objeto de "negociación, trueque o instrumentalización", y pactó concentraciones y manifestaciones en todas las provincias vascas.

El ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, advirtió ayer de que la sociedad española debe prepararse para "asumir con confianza en sí misma" la ofensiva nacionalista radical, que a su juicio se acrecentará en los próximos meses con actos como la "desobediencia civil".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de noviembre de 1999