Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Congreso frena los 'sobresueldos' a directivos de Telefónica

El escándalo suscitado por los incentivos, mediante las opciones sobre acciones, a los directivos de Telefónica obligó ayer al Gobierno a dar marcha atrás. La Comisión de Presupuestos del Congreso dio luz verde a dos enmiendas del PP, presentadas como transaccionales a otras dos de IU, por las que se frena la operación hasta que sea aprobada por la junta de accionistas de la compañía. También se endurece el trato fiscal a esos sobresueldos. Aznar aseguró en el Parlamento que la regulación existente hasta ahora no le satisfacía.

MÁS INFORMACIÓN

Las enmiendas aprobadas ayer a la Ley de Acompañamiento persiguen poner coto a las opciones sobre acciones. La primera, que también aprobó el PSOE, supone dejar en suspenso los planes de Telefónica para repartir entre 30.000 y 45.000 millones de pesetas para un centenar de directivos hasta que la medida sea aprobada por la junta de accionistas. La segunda, rechazada por los socialistas, establece en 2,5 millones de pesetas anuales el límite para obtener ventajas fiscales. Para ello se reforman las leyes reguladoras de las sociedades anónimas y del impuesto sobre la renta. Con las medidas puestas en marcha ayer, Aznar intenta que el caso no salpique al Gobierno en plena precampaña electoral. Tras las aprobación de las dos enmiendas en la Comisión de Presupuestos, el presidente del Gobierno compareció en la sesión de control al Ejecutivo para responder a una pregunta de Joaquín Almunia sobre los citados incentivos. Aznar reconoció su "insatisfacción" por la regulación de las acciones sobre opciones y acusó a los socialistas de haberlas permitido en Argentaria cuando este banco estaba en el sector público. También les recriminó por buscar a toda costa un escándalo. Almunia le contestó que se ha convertido en un benefactor de "su amigo Juan Villalonga", el presidente de Telefónica, y de que ampara sus "trapicheos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de noviembre de 1999

Más información

  • Aznar intenta que el caso no le salpique