Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"Esto va en serio"

El árbitro de las primarias Fernando Gutiérrez Barrios, conocido como don Fernando, asegura que el proceso de democratización del PRI "va en serio". Gutiérrez Barrios, responsable de la organización de la consulta, jefe de los servicios de espionaje mexicanos durante muchos años, descarta que se trate de una simulación. El dedazo, señala, fue "un viejo proceso de selección vertical en el cual el presidente decidía a través de consultas para saber quien era el hombre más adecuado". Gutiérrez Barrios declaró a EL PAÍS que se llegó a las primarias por decisión presidencial y su desarrollo se preparó por consenso de los precandidatos. "Todas las denuncias de la campaña se han estado respondiendo y, claro, algunos hubieran querido que las sanciones fueran mayores lo que quiere decir inhabilitar a algún candidato, pero no era posible".Niega que Madrazo fuera tratado injustamente, o que sus imputaciones sobre parcialidad oficial a favor de Labastida fueran archivadas. "No se le hizo caso a las que no tenían pruebas". ¿Es cierto que usted es una persona temible porque tiene expedientes de todos desde sus años de policía, que ninguno de los cuatro quiso protestar demasiado porque usted sabe mucho?. "No, no", responde don Fernando. "Yo soy un hombre muy prudente y toda la vida lo he sido. Prudente y tolerante e incluyente. Algunas veces me han preguntado si era un hombre duro. ¿Duro? Si es aplicar la ley, sí soy hombre duro. Si ser intolerante o prepotente o autoritario, eso no lo soy".

Respecto a la dureza de la campaña, y las acusaciones cruzadas entre los precandidatos, agrega que intervino siempre para conciliar. "Teníamos pláticas con ellos para ir afinando alguno de los detalles pero el contacto más directo y casi cotidiano fue con sus representantes ante la comisión". Roberto Madrazo rechazó retirar una cuña en la que a Labastida conforme prometía le crecía la nariz como a Pinocho. "Se le pidió que lo retirara pero ya faltaba un día para terminar así es que... La realidad es que en unas elecciones abiertas como las nuestra, como las primarias, pues siempre hay excesos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 8 de noviembre de 1999