Detenido en Italia el organizador del "camión patera" de Capmany

La Interpol ha comunicado a los tribunales la detención en Italia del marroquí Lakbir Aitsalah, que fue condenado por la Audiencia de Girona a tres años de cárcel en octubre de 1998 por haber preparado un viaje en el que pasaron clandestinamente la frontera un grupo de inmigrantes. Aquella sentencia revocó una polémica absolución anterior y le consideró responsable de la organización del camión patera que se accidentó en Capmany (Alt Empordà) cuando se dirigía a la frontera francesa. En el accidente fallecieron el conductor y 11 de los inmigrantes que viajaban ocultos entre la carga.Aitsalah consiguió huir de la justicia tras esa absolución y pesaba sobre él una orden internacional de detención. La detención se produjo en la ciudad italiana de Turín en un control policial rutinario. Su fuga culminó una serie de despropósitos judiciales y policiales en los que se evidenció la escasa eficacia en la lucha contra la inmigración ilegal. La primera sentencia del Juzgado de lo Penal número 2 de Girona le declaró inocente aludiendo a un supuesto vacío legal y causó gran indignación en medios políticos y sociales. Esta resolución fue revocada luego por la Audiencia de Girona, que negó la insuficiencia del Código Penal para juzgar esa actuación. Esta última sentencia hacía referencia a la necesidad de que la legislación proteja a los trabajadores nacionales o extranjeros frente a una nueva forma de explotación que se ve favorecida por la agudización de la desigualdad entre países pobres y ricos.

Estratos humildes

Según la sentencia, Aitsalah pertenecía a una organización dedicada a aprovecharse de la situación de los estratos sociales más humildes de Marruecos y convertirlos en una inmoral fuente de ingresos aprovechando su ansia por salir de la miseria. El detenido operaba como contacto en España de la organización clandestina. El 16 de marzo de 1997 recibió a un grupo de 16 ciudadanos marroquíes y los mantuvo escondidos en un bosque cercano a Figueres hasta que contactó con el camionero que debía trasladarlos a Italia.

Los inmigrantes pagaron entre 300.000 y 500.000 pesetas por este viaje. El camión volcó a poca distancia de la frontera y causó la muerte del chófer, que conducía borracho, y de 11 de los pasajeros que iban ocultos entre una carga de colonia. La condena de Aitsalah, que establece también la indemnización de un millón de pesetas para los familiares de cada una de las víctimas, no le pudo ser notificada.

La policía no le tenía vigilado desde la absolución y cuando se le citó ante el tribunal, después de que se hubiera difundido la sentencia condenatoria, ya había huido. Tanto los jueces como la policía consideraron entonces que esta condena, la máxima prevista para el delito de inmigración clandestina de trabajadores, ayudaría a erradicar las mafias de transporte que operan en la frontera hispano-francesa.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS