Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"Estamos en el inicio de la expansión del universo"

En cosmología no hay un antes ni un después. La línea del tiempo discurre de forma continua y en ella el Big Bang, la gran explosión que originó el Universo actual, no es más que un punto de inflexión que pudo estar precedido de otras explosiones y de otros universos. En todo caso, afirma Martin Rees, uno de los cosmólogos más influyentes de esta segunda mitad de siglo, estamos justo al principio de la evolución y el futuro, de acuerdo con evidencias recientes, tal vez nos lleve a un Universo "más grande, frío y vacío". Rees, británico, estuvo recientemente en el Museo de la Ciencia de la Fundación La Caixa de Barcelona donde presentó su último libro Antes del principio (Tusquets Editores).Pregunta. ¿Tiene algún sentido a estas alturas discutir si el Big Bang existió?

Respuesta. Yo creo, con un margen de seguridad del 99%, que el Universo actual se originó a partir de un estado caliente y denso surgido de una explosión. Hay, además, evidencias fiables que nos permiten seguir la evolución cósmica desde que el Universo tenía un solo segundo de antigüedad. Antes de ese primer segundo no podemos estar seguros de qué ocurrió ni tampoco podemos recrear en el laboratorio las condiciones y las leyes físicas que seguramente imperaron.

P. ¿Define ese segundo de tiempo una de las grandes fronteras de la cosmología?

R. En parte sí. Entender las condiciones primigenias del Universo puede ayudar a entender cómo ha evolucionado y, sobre todo, cómo a partir de un principio único ha surgido un sistema complejo de estrellas y galaxias en el que, por lo que sabemos hasta ahora, tan sólo hay vida en un único planeta.

P. ¿Qué puede explicarse de esas primeras fracciones de segundo?

R. Por ahora todo son especulaciones que alcanzan hasta una fracción extraordinariamente pequeña de tiempo (10-36 segundos). Prácticamente todo el mundo admite que existe una teoría unificada de fuerzas que implica procesos en condiciones muy extremas, aunque no todos están de acuerdo con un único modelo teórico. Mientras no se disponga de una teoría para explicar este tiempo tan corto pero tan crucial, hay que concentrarse en tratar de entender por qué el Universo está en expansión y qué fuerzas lo rigen.

P. ¿Hubo algo antes de ese primer segundo?

R. La física anterior a esos 10-36 segundos es todavía incierta. Pero es importante tratar de establecer con claridad los límites de la cosmología. Incluso teniendo una teoría fundamental, no podría explicarse la complejidad del Universo, de los sistemas que luego han permitido su evolución y la aparición de la vida.

P. No me ha contestado a la pregunta.

R. No podemos ni debemos hablar de un antes y un después porque la idea de tiempo es como una línea continua. Hay que pensar si el Big Bang fue el origen primigenio o si el Universo actual procede de otros universos anteriores. El tiempo no empieza en el Big Bang. Puede ser que hubiera otros antes.

P. Dado que admitimos el Big Bang, admitiremos también que el tiempo empieza a correr.

R. Sí, pero no del modo en que habitualmente entendemos el paso del tiempo. Según la teoría de supercuerdas, en esa primera etapa de tiempo el espacio no se define en tres dimensiones sino en nueve. Ello obliga a revisar el concepto de tiempo y a tratar de entender las conciciones iniciales del Universo de un modo distinto y tal vez más complejo de lo que somos capaces de percibir.

P. Pese a los distintos modelos propuestos se mantiene la idea de que el Universo se expande.

R. En efecto, pero tal vez deberíamos preguntarnos antes cómo el Universo, que es en sí mismo tan grande, pudo originarse a partir de algo mucho más pequeño, más denso. Ese es el misterio original. A partir de ahí debemos tratar de entender por qué toma la dirección que toma y se mantiene de esa forma a lo largo de 10.000 millones de años. La teoría inflacionaria de la evolución del Universo considera que éste se expandió muy rápidamente en los primeros instantes para sincronizar luego su velocidad con la formación de estrellas, galaxias y planetas. Para dar validez a esta idea es preciso comprobar las condiciones que se dieron en ese momento.

P. ¿Continúa expandiéndose?

R. La observación del Universo lejano debe proporcionar, al menos en teoría, información sobre su velocidad de expansión. Lo lógico sería esperar que en esos primeros instantes la aceleración era mayor pero, en realidad, parece que es al revés. Si llegara a comprobarse ese extremo, nos estaría indicando que hay algo así como una fuerza extra en el Universo. La idea ya fue expresada en 1917 por Albert Einstein cuando definió la constante cosmológica y, en el fondo, sería algo así como una fuerza gravitatoria negativa. El pronóstico que se desprende de esta teoría es que el Universo en el futuro tenderá a ser frío, oscuro y vacío.

P. Queda descartada, por tanto, la idea de un Universo que tiende al colapso.

R.Parece claro que el Universo tiende a ser más grande de lo que lo ha sido estos últimos 10.000 millones de años. Sea como fuere, lo que sí es cierto es que recién estamos en los inicios de la evolución, en los comienzos de la expansión del Universo.

P. ¿Qué información sobre la evolución nos aporta un agujero negro?

R. Un agujero negro es una zona donde hay una fuerte tendencia al colapso. Es la situación inversa al Big Bang. Hemos descubierto en los últimos años que existen muchos agujeros negros y que coinciden con lo que sería la fase final de las estrellas. Hay agujeros negros en el centro de cada galaxia que son enormes, tan grandes como miles de estrellas. Y eso es importante porque, tal y como predijo Einstein, la noción de espacio y tiempo cerca de ellos está distorsionada. Si pudieramos orbitar muy cerca de un agujero negro, el reloj correría muy despacio y podríamos ver el futuro en lo que para nosotros sería un período de tiempo muy corto. Por otra parte, las condiciones en el centro de un agujero negro son muy extremas y no se pueden reproducir. Para tratar de explicarlas se ha desarrollado estos últimos años una nueva teoría de gravitación cuántica que explica algunos de estos fenómenos.

P. Entre esas teorías, ¿existe alguna que explique el origen de la vida?

R. Todavía no hay respuestas para eso. En general, se mantienen muchas dudas acerca de lo que está bien establecido y lo que es pura especulación. Lo único que sabemos a ciencia cierta es que el futuro va a ser mucho más largo que el pasado y que la vida humana no es la culminación de la evolución. No sabemos en qué condiciones ni con qué combinación de elementos se puede originar la vida ni mucho menos llevar a la vida inteligente. Tampoco sabemos si puede existir vida en otros planetas. Si pudiéramos descubrir que la vida empezó al menos en dos lugares independientes podríamos estar casi seguros de que hay vida en otras galaxias o que la hubo en otros tiempos. Lo contrario indicaría que sólo hay vida en un único lugar, lo cual dotaría de sentido cósmico a nuestro planeta. Implicaría que si cuidáramos la Tierra podríamos permitir que la vida se extendiera a otros planetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de noviembre de 1999

Más información

  • MARTIN REES/ Cosmólogo