Pujol no elaborará el presupuesto del 2000 hasta que pasen las elecciones generales

Jordi Pujol no tiene intención de presentar al Parlament el proyecto de Presupuestos de la Generalitat para el año próximo hasta pasadas las elecciones generales. Así lo manifestó ayer el consejero de Economía en funciones, Artur Mas. De esta forma, el nuevo presupuesto no quedará aprobado hasta mediados de año. Respecto al presupuesto de este año, Mas presentó datos del primer semestre que indican que se ha producido una lentificación del ritmo de incremento de la deuda. Ésta asciende a 1,345 billones de pesetas y ha crecido en 12.000 millones sobre el año anterior, cuando el año pasado creció en 23.000 millones. El consejero añadió que se está produciendo un recorte de gasto que permitirá invertir más.

El Gobierno catalán ya anunció hace meses que las elecciones catalanas impedirían al ganador de los comicios presentar un proyecto de presupuestos para el año 2000, por lo que se debería ir a una prórroga presupuestaria.El consejero de Economía en funciones confirmó ayer que habrá prórroga presupuestaria, pero señaló que el nuevo presupuesto no se presentará tampoco a primeros del año próximo, sino que habrá que esperar a que se celebren las elecciones generales, que se llevarán a cabo probablemente en marzo. De esta forma, el nuevo presupuesto no entraría en el Parlament hasta abril y se aprobaría a mitad de año tras su debate en la Cámara. Pujol, que tiene cuatro escaños menos que en la pasada legislatura, necesitará el respaldo de otro partido para sacar adelante las cuentas de la Generalitat.

Para justificar que no se presentará el presupuesto, Mas explicó que no habrá nuevo Gobierno hasta final de noviembre, que buena parte de diciembre es inhábil, que en enero hay descanso parlamentario y que en febrero puede empezar la precampaña para las elecciones generales.

De esta forma, el nuevo Gobierno catalán que en los próximos días forme Pujol no tendrá que negociar los presupuestos con ningún partido y de forma particular con el PP. Esto último es algo que los nacionalistas de CiU quieren evitar antes de las elecciones generales.

Aunque la prórroga aplaza todas las partidas de este año hasta el próximo, el consejero insistió en que los funcionarios de la Generalitat tendrán desde el próximo mes de enero incrementos de sueldo del 2%; sin esperar, por tanto, a que haya nuevo presupuesto. La Generalitat está decidida, además, a seguir los pasos de la Junta de Andalucía y subir los sueldos de los funcionarios por encima del 2% previsto. Aunque Mas evitó hacer concreciones, la Generalitat está decidida a aceptar subidas salariales para sus funcionarios de entre el 3% y el 4%.

Críticas del PSC

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las primeras críticas al retraso en aprobar los presupuestos no tardaron en llegar. El diputado del PSC Martí Carnicer señaló que no es de recibo que un gobierno en funciones tome decisiones de este calibre. A juicio de Carnicer: "Esto es una muestra de la incapacidad de Pujol para articular una mayoría de gobierno sólida", y una demostración de que "sigue dependiendo del Partido Popular".

En opinión del diputado socialista, "aplazar medio año la aprobación del presupuesto es reducir su eficacia en un 50%, y eso es algo que Cataluña no se puede permitir".

Por otra parte, la economía catalana creció el 3,9% en el tercer trimestre del año. El Departamento de Economía prevé que en el conjunto del año se registrará este mismo incremento. El aumento queda algo por debajo de la previsión inicial del 4% y es superior al 3,7% del conjunto español. Por sectores, en el tercer trimestre, los servicios crecieron el 3,7%, la industria el 2,2%, la construcción el 11,3% y la agricultura cayó el 6,7%.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS