Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El CES opina que la nueva ley del taxi es "intervencionista" y evita la competencia

La nueva ley del transporte, que convertirá a Euskadi en la primera comunidad autónoma con una normativa propia en el sector del taxi, ha recibido un fuerte varapalo del Consejo Económico y Social Vasco (CES), el órgano consultivo del Gobierno. En su informe, el CES advierte al Ejecutivo de que la nueva ley no abre la competencia, es opaca sobre las tarifas y frena la creación de empleo. "Se aproxima más a una intención claramente intervencionista que reguladora del sector del taxi", apunta.La puesta en marcha de la normativa, que será aprobada con toda probabilidad en las próximas semanas, lleva ya un año de demora debido a problemas jurídicos. El texto prevé importantes novedades, como la apertura de nuevos mercados -los taxistas podrán realizar el transporte de minusválidos, paquetería, trabajar como vehículos de alquiler e incluso abre la vía para suplir las carencias de los autobuses urbanos- y la supresión de la figura de los asalariados, además de la posibilidad de trasladar taxis de un pueblo a otro.

El CES censura que cada licencia sea para un solo conductor y vehículo al ser "un freno a la capacidad de crear empleo en el sector e impide el acceso a las licencias de las personas jurídicas". Señala que la ley no incluye los criterios para establecer el número de licencias y su transmisión, además de no revelar todo lo relacionado con los precios. "La opacidad en este punto no puede ser más absoluta".

El Gobierno mostró ayer su "sorpresa" por haberse hecho público el informe "sin buscar la aclaración de diferentes puntos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de octubre de 1999