Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Compañías especializadas vigilarán el Polo Químico de Huelva

La Junta de Andalucía va a intensificar la vigilancia sobre las fábricas del Polo Químico de Huelva. El delegado provincial del Gobierno andaluz, el socialista Juan Ceada, reconoció ayer: "Hay empresas que no han adoptado las medidas necesarias para evitar que se produzcan incidentes medioambientales". La Administración autonómica tiene previsto contratar los servicios de compañías especializadas, como AENOR, para que inspeccionen las factorías del Polo a fin de que garanticen la seguridad.Los expedientes de investigación que ha abierto la Junta después de los últimos tres accidentes químicos ocurridos en Huelva pueden acabar en una sanción económica de 250.000 pesetas y 50 millones para las empresas. Esos incidentes se han dado en Foret, en la Empresa Nacional de Celulosas (ENCE) y en Cementos Asland.

Juan Ceada, sin embargo, no comparte la tesis de Diego Valderas, coordinador provincial de Izquierda Unida, que sostiene que se debe cerrar la empresa que incumpla reiteradamente la legislación medioambiental y ponga en peligro la seguridad. "Hay que pensar mucho antes de decir que se cierre una fábrica. Esas afirmaciones crean tensión entre los ciudadanos. Se ha avanzado tremendamente en el medio ambiente de Huelva y las propias industrias han invertido miles de millones de pesetas en actuaciones contra la contaminación. No se puede transmitir permanentemente una visión negativa de Huelva porque nos vamos a quedar sin turistas", indicó Ceada.

Aguas depuradas

El delegado recordó que el 95% de las aguas procedentes de las fábricas que va a parar a la ría onubense está depurada, hasta el punto de que ya hay peces, y que se ha puesto orden en el almacenamiento de las denominadas balsas de fosfoyesos -los desechos de determinadas fábricas-, que hace años se vertían directamente en la marisma.

La asignatura pendiente sigue siendo la contaminación atmosférica, según Ceada. "En cuanto a los humos se ha evolucionado con mayor dificultad. Pero recordemos: hace 15 años se echaba mucha porquería al aire, había momentos de 3.500 microgramos por metro cúbico. En 1979, con la llegada de los ayuntamientos democráticos, nos vimos obligados a desalojar barriadas enteras de la ciudad", indicó. La Junta ha instalado una red de sensores en la provincia onubense que miden al instante los índices de polución atmosférica, tanto en las propias chimeneas de las fábricas como en distintos puntos de la capital.

Juan Ceada explicó que los técnicos de la Junta investigan si la alta contaminación por dióxido de azufre que se vivió el sábado en Niebla se debe a los humos de Cementos Asland. Ceada se mostró sorprendido de que los sensores instalados en la chimenea de Asland dejaran el sábado de transmitir información durante varias horas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 12 de octubre de 1999