Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mallorca padece el mayor incendio registrado este año en la isla

El pasado viernes se inició en Mallorca el mayor incendio forestal que ha registrado la isla este año. Pasadas las nueve, con mucho viento de mar a tierra, nordeste fuerza cuatro, el dispositivo de vigilancia forestal visual desactivado y la mitad de los bomberos veraniegos sin contrato, prendió el fuego en Artà.Fue en la zona agreste de la costa de Cala Torta, y rápidamente el foco se extendió en un frente de 300 metros, arrasando la vegetación espontánea de monte bajo que brota en terrenos asolados por las llamas.

Anoche, fuentes del Instituto Balear de la Naturaleza calculaban que el siniestro había arrasado más de 700 hectáreas de monte, de las que sólo 25 eran de masa boscosa. El perímetro del fuego se extendió hasta las proximidades de Capdepera, Cala Mesquida y cerca de la ermita Betlem. La guardia civil desalojó media docena de casas.

Dos hidroaviones del Ejército del Aire llegaron a Mallorca procedentes de Madrid ante la magnitud de las llamas. Un helicóptero y una avioneta participaron también en las labores de apagado junto a las dotaciones terrestres de los parques de Mallorca y las brigadas forestales. El viento y la fácil combustión de las matas de carrizo seco obstaculizaron enormemente la extinción. Una prueba de la fuerza del aire y del propio fuego es que cayeron cenizas a más de treinta kilómetros de distancia de Artà, un área rural de las más desertificada de Mallorca por haber padecido quemas intencionadas de los pastores. Los especialistas sospechaban que el fuego del viernes se generó por estas circunstancias.

De madrugada, el incendio seguía sin ser controlado aunque no presentaba ya "ningún frente activo", según informó el portavoz del citado instituto, Jordi Casanovas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de octubre de 1999