Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una avalancha de barro sepulta un colegio de México en el que se refugiaban 50 personas

Una avalancha sepultó bajo dos metros de fango y piedras una precaria escuela del Estado de Puebla que albergaba a medio centenar de personas, entre ellas 20 niños, expulsadas de sus viviendas por las inundaciones producidas por una depresión tropical que se abate devastadora sobre el sur y centro de México desde hace una semana. Las pérdidas materiales y humanas causadas por los aguaceros y las crecidas de los ríos en Puebla, Oaxaca, Veracruz, Jalisco, Hidalgo y Michoacán son elevadas: 180 muertos, según recuentos locales de carácter provisional, y 200.000 damnificados.

Las lluvias han causado la destrucción total o parcial de miles de viviendas, carreteras, caminos, tendidos y obras de infraestructura. El número de desaparecidos, según cálculos no oficiales, puede igualar al de muertos.El derrumbe, que aplastó la escuela, construida con adobe y láminas de cartón, se produjo la noche del miércoles en un alejado y paupérrimo poblado indígena de Mixium, y entre las víctimas figuran 20 niños, su maestra y el director del centro. La alerta corrió a cargo de Ismael Pérez Cruz, alcalde de Pantepec. Las peticiones de ayuda eran ayer desesperadas, pues existe la certeza de que puede salvarse la vida de adultos y niños que agonizan bajo tierra, la mayoría indígenas nahuas. Confusos todavía los datos sobre esa tragedia, y dispar el balance de los daños y víctimas en todo México de acuerdo con la fuente que proporciona la información, el alcalde de Pantepec, cabecera municipal a la que pertenece Mixium, aseguró que el alud de rocas, barro, árboles y materiales arrastrados por las torrenteras sorprendió a los refugiados cuando había entrado la noche.

Poco pudieron hacer por escapar, pues quedaron sepultados de golpe. La ausencia de maquinaria pesada, las intensas lluvias y las pésimas condiciones orográficas impidieron una rápida operación de salvamento. Testigos del hundimiento recordaban los gritos de las víctimas, aprisionadas todas por troncos, ramas, barro y piedras.

Los diluvios, desbordamientos de ríos y afluentes, y el impacto sobre sembrados y aldeas de las aguas liberadas por las compuertas de presas con fisuras en sus paredes de contención, arruinaron patrimonios y tuvieron consecuencias mortales. Sólo en la Sierra Norte de Puebla, de acuerdo con el diario La Jornada, murieron 136personas, y otras 150 han desaparecido como consecuencia del medio centenar de derrumbes ocurrido en áreas de difícil acceso, aisladas, sin teléfonos, electricidad o agua potable.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de octubre de 1999

Más información

  • Las lluvias torrenciales ya han causado en todo el país más de 130 muertos y 150 desaparecidos