Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pinochet pide permiso para no comparecer el día 8 ante el tribunal

La defensa del general Augusto Pinochet solicitó ayer al magistrado del juicio de extradición, Ronald Bartle, autorización a fin de que el ex dictador pueda estar ausente, por razones de salud, el próximo viernes en la vista del veredicto, es decir, al anunciarse si debe o no ser extraditado a España. Bartle convocará una audiencia hoy o mañana para escuchar argumentos de las partes y resolver la petición.

Según explicó ayer el abogado y senador chileno Marco Cariola a este periódico, la petición se basa en motivos de salud y ha sido acompañada de certificados médicos recientes en los que se relata la situación del general. El magistrado Ronald Bartle, según fuentes jurídicas, desea estudiar estos nuevos certificados y someter la petición a una vista oral, con presencia de las dos partes -defensa de Pinochet y Fiscalía de la Corona- que podría tener lugar hoy mismo o mañana jueves.La Fiscalía de la Corona no apoyó, el pasado jueves, al finalizar el juicio de extradición, una sugerencia de la defensa del ex dictador para apoyar la petición.

La aceptación sin más de una autorización para que Pinochet no comparezca es un arma de doble filo, toda vez que podría utilizarse en algún momento procesal posterior como prueba de que el ex dictador no está en condiciones de salud para afrontar un juicio. Este es uno de las motivos que pueden ser esgrimidos ante al ministro del Interior británico, cuando el asunto pase a su órbita de decisión, a fin de evitar la extradición.

Cariola, que fue elegido como independiente al senado por la Unión Democrata Independiente (UDI), hablará mañana en el acto de defensa de Pinochet dentro de las actividades de la conferencia del partido Conservador. La oradora central será la baronesa Margaret Thatcher. También hablarán Norman Lamont y Evelyn Matthei.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de octubre de 1999

Más información

  • El ex dictador alega motivos de salud