Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Juan Bautista confirma la alternativa en la Feria de Otoño, que empieza hoy

Cristina Sánchez se retira del toreo en el festejo del 12 de octubre

Un mes escaso separa la alternativa de Juan Bautista de su confirmación. El 11 de septiembre, el francés de apellido Jalabert se convertía en matador en Arlés (Francia). Mañana, sustituyendo a Morante de la Puebla, se presenta en Las Ventas, la plaza que en mayo le saludó a hombros camino de la puerta grande. Exceptuado este dato, la Feria de Otoño, que comienza hoy, repite el patrón de los últimos años.

La feria estará repartida en dos fines de semana y no estarán los primeros nombres del escalafón. Por lo demás, fuera del abono, el 12 de octubre, Cristina Sánchez, junto a Fernando Cepeda y Javier Conde, aprovecha la última corrida de toros del año en Madrid para cortarse la coleta."La verdad es que sólo dos o tres figuras han faltado por voluntad propia. Los carteles que se han confeccionado han sido los que, con algunos ajustes, se han juzgado los más interesantes. Es lo que hay". La explicación corresponde a José Luis Lozano, empresario del coso, en un evidente empeño por detener las críticas. "Madrid no es una plaza", continúa, "en la que haga falta lo que normalmente se entiende por carteles rematados. En un pueblo si no llevas a las tres o cuatro figuras que mandan parece que no haya feria. La afición de Madrid no pide eso". El portavoz de Toresma echa mano a lo que cuenta, la taquilla: "La venta de abonos va mejor que el año pasado".

Para el empresario no hay un solo día que no disponga del atractivo necesario. "En la novillada están los más destacados del año", dice. "Robleño, además de acabar triunfador en el concurso de novilleros llevado a cabo en Las Ventas, encabeza el escalafón; El Fandi es el que ha hecho una temporada más regular, y Antonio Barea vuelve a Madrid tras dejar una buena impresión el día de su debú y, sobre todo, después de haberse recuperado de la cogida que sufrió aquí mismo", afirma.

Para el día siguiente, reserva el calificativo de "redondo". "Juan Bautista triunfó de novillero en San Isidro y vuelve a Las Ventas un poco a la manera antigua. Tras tomar la alternativa, acto seguido, la confirmación, sin esperar más. Al fin y al cabo, es Madrid la que da la alternativa de forma real. Si a esto se suman los nombres de Vicente Barrera y Eugenio de Mora... ¿qué más se puede pedir?".

Al día siguiente, el regreso del último torero aclamado en esa misma arena pide para sí todas las atenciones. El veterano Frascuelo actuará junto a Pepín Jiménez y Dávila Miura con los honores que concita el último descubrimiento. "Es un cartel muy del gusto de Madrid", dice el empresario. La siguiente semana, y tras un espectáculo de rejoneo, la expectación la concitan de forma sucesiva el regreso de Emilio Muñoz, que alterna con Juan Mora y Uceda Leal, y la última victorinada del año. "A Muñoz se le atraganta Madrid", prosigue, "pero la calidad es indiscutible, y algún día tiene que ser. Esperemos que sea éste. Y de Victorino Martín sólo se puede decir que es el único ganadero en disposición de hacer doblete en Las Ventas". Ese día torean Luis Francisco Esplá, Óscar Higares y El Califa. Esplá, con su ausencia en San Isidro aún caliente, vuelve a Madrid en lo que parece ser un acto de conciliación después del enfrentamiento a principios de temporada entre matadores y empresarios por los derechos de televisión. El torero de Alicante encabezó la protesta de sus compañeros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 1999