Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas exigirán una política de suelo que abarate el precio de las viviendas

San Sebastián

El parlamentario socialista José Antonio Maturana anunció ayer que el PSE-EE va a exigir al Gobierno vasco y a las tres diputaciones forales la adopción urgente de diversas medidas activas en política de suelo para que tengan una repercusión inmediata en el precio de la vivienda, uno de los problemas de primera magnitud que soporta la sociedad vasca. Según Maturana, el elevado precio del suelo, utilizado por la propiedad como un factor de especulación, ha convertido a la vivienda en un bien casi inaccesible para la población. Los socialistas han preparado una bateria de iniciativas parlamentarias con las que pretenden mover a la Administración a adoptar medidas para controlar ese mercado que produce "asfixia" en los ciudadanos. El grupo socialista presentó recientemente en la Cámara de Vitoria una proposición no de ley en la que exige al Ejecutivo autónomo la constitución, antes de finale de año, de un servicio de patrimonio público de suelo en el que se aglutinen la propiedad de terreno de los distintos departamentos del Gobierno y los de las diputaciones forales con el fin de destinarlo a la construcción de viviendas residenciales de protección oficial. "El Gobierno vasco y las diputaciones tienen muchos terrenos procedentes de embargos, hipotecas y cesiones, pero no existe una política coordinada con los ayuntamientos, que tienen competencias en materia de suelo, para evitar la dispersión de esfuerzos y conseguir eficacia en la intervención pública para multiplicar las viviendas de protección oficial", dijo el parlamentario del PSE. Según Maturana, el altísimo precio de la vivienda en las zonas emblemáticas de las capitales está repercutiendo en los cinturones industriales, un proceso que ha convertido en inaccesible la compra de un piso para el 55 % de los 14.722 demandantes de primera vivienda que cada año surgen en Euskadi y sólo pueden pagar entre siete y doce millones de pesetas por una casa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de septiembre de 1999