Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos contra el Oporto

Toshack aparca las rotaciones en el Madrid para su partido más complicado en la Liga de Campeones

El Real Madrid afronta esta noche ante el Oporto (20.45, TVE-1) su partido más difícil en esta fase inicial de la Liga de Campeones. El equipo portugués llega en un momento comprometido para John Toshack y su grupo, cuestionados tras el empate en Málaga. El sistema de rotaciones impuesto por el entrenador del Madrid no funciona a pesar de que él insista en su necesidad de alternar los jugadores por necesidades de calendario. Toshack, en medio de las críticas, aparcará hoy sus ensayos y sacará su once tipo, con Bizarri en la portería en detrimento de Iker Casillas que jugó ante el Olympiakos y el Molde.Toshack quería hablar ayer del tercer partido del Madrid en Liga de Campeones y olvidar lo sucedido en La Rosaleda pero no lo consiguió. Su comparecencia ante los medios de comunicación se convirtió al final en una defensa numantina de sus teorías y en el anuncio de próximas revelaciones. "No quiero discutir más sobre este asunto porque tengo ventaja. Conozco las circunstancias de este equipo mejor que nadie", aseguró el técnico, "Cuando pase el partido contra el Valencia será el momento de hablar". Toshack dejó caer que hay secretos de vestuario y que la información que se maneja no es completa. Pero no concretó mucho más: "Si un jugador me dice que no está para 90 minutos, que quiere que haga". Se refería a Raúl, cuya suplencia en Málaga se ha convertido en un argumento contra Toshack. Y añadió: "Además, McManaman tenía un golpe y pensaba en el partido contra el Oporto. Por si fuera poco hemos jugado con tres porteros en cinco partidos que es un dato de Guiness".

El entrenador del Madrid sí reconoció que el equipo necesita mejorar. "Hay aspectos del juego que tenemos que definir y en estos dos próximos partidos vamos a mostrar una gran mejoría". El anuncio de un futuro mejor lo basó en una simple percepción suya, y suena más a una invitación al optimismo que a otra cosa. El Madrid tiene por delante tres partidos complicados: Oporto, Valencia y Barça.

Toshack trabajó ayer a puerta cerrada más por un deseo de tranquilidad que para ocultar algún secreto. El técnico reveló que no cuenta con Geremi, muy afectado por la muerte de su madre, y que dará algún minuto a Seedorf, recuperado de su lesión.

El Oporto también ha echado mano de las rotaciones para afrontar el duro calendario, pero con mejores resultados. El campeón de la Liga portuguesa en las últimas cinco temporadas ganó 2-0 el pasado fin de semana sin cuatro de sus titulares. Esta noche, Fernando Santos sacará a todos y al frente de ellos a su gran estrella, Mario Jardel, bota de oro de Europa el año pasado con 36 goles. El equipo portugués es mucho mejor que los otros dos rivales del Madrid. Santos juega con un 4-3-3, que a veces convierte en un 4-2-3-1. Defienden en zona, tocan el balón, saben presionar y bajar las líneas. La zaga, formada por Secretario, Jorge Costa, Argel y Esquerdinha es su línea más floja pero por contra su ataque cuenta además de con la clase de Jardel con la aportación de Capucho y Drulovic, que no dudan en pisar el área. El Oporto llega con dos viejos conocidos del fútbol español: Secretario y Vitor Baía. El defensa regresa al Bernabéu sin haber logrado olvidar: "Guardo algunos malos recuerdos porque no pude jugar tan bien como esperaba pero no tengo nada contra nadie". Secretario también vive momentos complicados en el Oporto, al contrario que Baía, que ha recuperado su mejor fútbol. "No tengo que demostrar nada a nadie. Tampoco pienso en marcharme de Portugal para lograr mis objetivos. Estoy contengo con lo que tengo", proclama Baía, que mantiene su portería a cero en Liga de Campeones y sólo ha encajado dos goles en la Liga. Unos problemas físicos le hacen ser duda para hoy.

Real Madrid: Bizarri; Míchel Salgado, Hierro, Julio César, Roberto Carlos; McManaman, Helguera, Redondo, Savio; Raúl y Morientes.

Oporto: Vítor Baía; Secretario, Jorge Costa, Argel, Esquerdinha; Peixe, Capucho, Chainho, Deco; Drulovic y Jardel. Árbitro: Pierluigi Collina (Italia).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de septiembre de 1999