Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los barrios de Las Letras y Justicia son los más afectados

Hace un año, el concejal de Medio Ambiente, Adriano García Loygorri, anunció que medirían con micrófonos instalados en balcones, ventanas y azoteas de los edificios los decibelios que perturban la vida en el distrito Centro.El trabajo, muy complicado porque había que pedir permiso a cada vecino para instalar el artilugio, según relata García Loygorri, todavía continúa. "Se interrumpió durante los meses de julio y agosto porque los técnicos, con buen criterio, pensaron que había mucha gente de vacaciones y las mediciones iban a resultar irreales", explica el edil. "Pero ahora se harán las últimas mediciones para concluir el trabajo y tomar las medidas pertinentes", continúa.

La idea del concejal de Medio Ambiente es reducir al máximo las fuentes de emisión de ruido en el centro de la ciudad. Aunque en algunos casos la tarea sea tan ardua como colocar micrófonos en las ventanas de las viviendas del distrito Centro. "Uno de los principales focos de emisión de ruido son los jóvenes que se sientan por la noche en los capós de los coches. Contra eso poco podemos hacer, salvo emprender una campaña para concienciar a los más jóvenes para que no sean tan ruidosos", señala García Loygorri.

También actuará el Ayuntamiento contra las discotecas que superen los decibelios permitidos y contra los coches de recogida de basura. "Aunque en este terreno se ha avanzado mucho y con los nuevos vehículos se ha reducido el ruido en las calles".

Si aún así los decibelios siguen colándose en las viviendas, García Loygorri está dispuesto a subvencionar con dinero municipal la instalación de dobles ventanas o la insonorización de fachadas.

De las mediciones que se iniciaron hace casi un año, el concejal tiene ya algunos datos. Por ejemplo, ya conoce cuáles son los dos barrios más castigados por el alboroto nocturno: Las Letras (calle de Huertas) y Justicia (Malasaña). Son las dos zonas del centro de la ciudad donde la concentración de bares de copas es mayor.

¿Habrá ayudas para los vecinos?, le preguntó este periódico. "Ya veremos", contestó el concejal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de septiembre de 1999