Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL 'CASO LIAÑO'

Garzón afirma que el juez procesado trató de imputarle la filtración del informe de los peritos de Hacienda

Uno de los aspectos polémicos en los que se centró el interrogatorio de la fiscal Márquez de Prado al juez Baltasar Garzón fue la supuesta filtración del informe de los peritos de Hacienda en el que se constataba que Sogecable no cometió delito alguno. El magistrado de la Audiencia Nacional afirmó ayer que no llegó a leer dicho informe y que el juez Javier Gómez de Liaño trató de imputarle la filtración del dictamen, que fue publicado el 30 de mayo de 1997 por el diario EL PAÍS.La defensora de Liaño preguntó a Garzón: "Usted recibió el informe en ausencia de Gómez de Liaño ¿Cómo tuvo acceso a él?"

Garzón respondió: "Lo recuerdo perfectamente. El 27 de mayo de 1997 estaba en mi despacho recibiendo tres declaraciones en el caso de los desaparecidos en Argentina y un funcionario del juzgado 1 (José Carlos Martínez, funcionario de confianza de Liaño) me dijo que se había presentado el informe de los peritos. Me lo entregó y tal como me lo daba lo metí en mi maletín. Cuando acabó la declaración, se lo devolví para que la secretaria lo uniera a la causa".

Acontecimiento perturbador

"Antes de eso", agregó Garzón, "se produjo un acontecimiento perturbador, como es una llamada telefónica de Gómez de Liaño, creo que al móvil. Me dijo que era intolerable que yo hubiese acordado incorporar el informe al sumario (del caso Sogecable) antes de que él lo viera personalmente. Le dije que no podía dejar de unirlo porque la causa no estaba ya secreta y los abogados habían preguntado por el tema. Él insistió en que tenía derecho a leerlo y me ofrecí a hacerle una copia y mandársela a su casa (Liaño se encontraba esos días de baja médica y le sustituía legalmente Garzón). Me dijo que era inaceptable. Y yo le respondí: "Si te parece inaceptable, incorpórate (al juzgado) porque el juez ahora soy yo". Liaño requirió al funcionario para que le llevase el tomo con el informe a su casa. Por ese hecho, hubo incluso que abrir un tomo nuevo del sumario, cuando los letrados de Sogecable Matías Cortés y Horacio Oliva, en una comparecencia, protestaron porque el tomo no estaba a su disposición cuando la causa ya no estaba secreta".

Márquez repreguntó: "¿Ese informe, manipulado, se publicó en el diario EL PAÍS?" "Ni idea", replicó Garzón. "Yo no conocía el contenido del informe. Supe al día siguiente que se había publicado algo, pero no sé si estaba tergiversado. Creo recordar que decía que no había delito. No me preocupó porque no iba conmigo. En todo caso habría que preguntar al periodista que lo publicó, porque si de mí depende, le relevo del secreto profesional". "Sé que Gómez de Liaño abrió un proceso para ver qué había sucedido con la filtración. Iba a imputármela a mí. Pero yo estaba tranquilo, como lo estoy hoy", agregó.

José Carlos Martínez, por el contrario, respaldó la versión de Liaño y sostuvo que Garzón tuvo en su poder el informe 24 horas, antes de devolvérselo. Admitió que fue él quien llamó al juez Gómez de Liaño mientras éste estaba de baja para informarle de que había llegado el informe pericial. Reconoció también que poco después Liaño le pidió que le llevase el tomo con el informe pericial a su domicilio, aunque negó que lo hiciera personalmente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de septiembre de 1999

Más información

  • Un funcionario admite que informó al acusado de la llegada del dictamen pericial